domingo, abril 24, 2011

Desafío a la inerrancia de la Biblia

Para los cristianos la Biblia no es un libro más, sino que es El Libro; su contenido no es un conjunto de mitos, leyendas o historias ficticias, sino que es la Palabra de Dios.

Observe las siguientes afirmaciones respecto de la Biblia: 
  • Es inerrante, no contiene errores ni contradicciones.
  • Los hombres que la escribieron lo hicieron bajo inspiración divina.
  • Su contenido fue escrito por o transmitido por testigos directos, por lo que no cabe duda de su fidelidad como documento histórico.
  • El testimonio de la muerte y resurrección de Jesús registrado en ella es fidedigno y demuestra más allá de toda duda que tal evento ocurrió tal como es relatado en los evangelios. 
Si Ud. se identifica con una o más de las afirmaciones anteriores, entonces para Ud. la Biblia no es un libro más, sino que es El Libro; su contenido no es un conjunto de mitos, leyendas o historias ficticias, sino que es la Palabra de Dios.

Sin embargo, después de mucho investigar he llegado a la conclusión que la Biblia tiene serios problemas y contradicciones, incluso considerando únicamente a la propia Biblia como evidencia, y algunas de esas contradicciones son irresolubles; Le he planteado estos problemas incluso a Testigos de Jehová, campeones del conocimiento bíblico. Y sencillamente después de meses de esperar su respuesta, no han sido capaces de articular una explicación que muestre que mi conclusiones están equivocadas y/o que tales problemas tienen solución.

Por lo tanto, si Ud. es un cristiano que considerara que la Biblia es inerrante, lo invito a aceptar este desafío: revise los argumentos bíblicos que muestro a continuación y pruebe que estoy equivocado. Los comentarios de este post están abiertos para Ud. Para recibir su respuesta.

Los relatos de la resurrección: ¿Galilea o Jerusalén?


La base del cristianismo es la resurrección de Jesús. La única evidencia disponible del evento son los escritos del nuevo testamento, escritos por testigos o a partir de testimonios de testigos. Por lo tanto, una contradicción irresoluble en los relatos de la resurrección demostraría que esos testigos o los escritores de los evangelios mintieron o bien inventaron los relatos, y eso destruiría la veracidad en un Cristo resucitado y la afirmación de que la Biblia es un libro inerrante y divinamente inspirado, a menos que se refute la contradicción. Por ese motivo Pablo escribió:
"Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan." (1 Corintios 15:13-15, énfasis añadidos)
Yo encontré una contradicción de tal tipo en los propios evangelios que ponen en jaque su veracidad histórica y la veracidad de la resurrección. Las pruebas están en la propia Biblia, y el desafío consiste en cómo justificar lo que la propia Biblia dice para resolver esa contradicción fatal. Espero sus respuestas.

Los textos bíblicos los tomo de la traducción Reina-Valera 1960 (RVR60).

Evidencia 1: El relato de Marcos-Mateo


El escenario es la noche de la última cena: Jesús anuncia su futura muerte y resurrección, y que los apóstoles lo abandonarán. Cuando anuncia la negación de Pedro, Jesús también indica:
"Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea" (Mateo 26:32; idéntica redacción en Marcos 14:28).
¿Qué quiere decir Jesús con "ir delante de vosotros"? Jesús está anunciando que resucitará y que él va a estar esperando a los apóstoles en Galilea mucho antes de que ellos lleguen allá. Considero que no hay otra lectura posible.

La confirmación de mi interpretación viene de los propios evangelios de Mateo y Marcos.

Jesús es crucificado y sepultado hasta llegar al tercer día, domingo en la madrugada, cuando las mujeres van a la tumba. Entonces se les aparece un ángel que les anuncia: 
"Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: no temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, os lo he dicho" (Mateo 28:5-7; énfasis añadidos)
Marcos relata el mismo episodio:
"Y cuando [las mujeres] entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, cubierto de una larga ropa blanca, y se espantaron. Mas él les dijo: No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar donde le pusieron. Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo" (Marcos 16:5-8; énfasis añadidos).
¿Estaba el ángel mintiendo? No puede ser, porque ese ángel está repitiendo lo que Jesús había dicho a los apóstoles la noche pascual. Y si quedan dudas de la veracidad del ángel, Mateo continúa el relato:
"Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea y allí me verán" (Mateo 28:8-10; énfasis añadidos).
El mensaje es claro: Esta vez no es un ángel quien da el mensaje, sino que es Jesús mismo quien aparece resucitado ante las mujeres, y anuncia que él va a adelantarse a los discípulos a Galilea y que él los espera allá para verlos. Nótese que no les dice que los verá en otro lugar antes. No, los verá en Galilea.

Según el relato de Mateo los discípulos creyeron a las mujeres lo suficiente respecto de los testimonios del ángel, y del propio Jesús, pues algunos versículos después indica que ellos van a Galilea:
"los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. Y cuando le vieron, le adoraron, pero algunos dudaban. Y Jesús se acercó y les dijo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. [...]" (Mateo 28:16-18).
Luego el relato de Mateo es consistente: Jesús desde antes de su muerte anunció que resucitaría y vería a los discípulos en Galilea. Lo reitera un ángel y el propio Jesús resucitado a las mujeres que fueron al sepulcro. Jesús no habla de apariciones a los discípulos antes de Galilea, y en el relato de Mateo así se cumple. Los discípulos van a Galilea, y allá le ven, no antes. ¿Cómo sabemos que no antes? Pues porque es su primer encuentro con Jesús, y ante la improbable escena de ver a alguien antes muerto y ahora resucitado, algunos incluso dudan; Si los discípulos hubieran visto repetidamente a Jesús antes de ir a Galilea, habrían tenido suficiente tiempo para cuestionarse la realidad de su resurrección, resolver sus dudas, y en ese encuentro con Jesús, ahora en Galilea, simplemente ya no dudarían. 

Además, si Jesús hubiera aparecido antes a los discípulos, en contra de su propio testimonio (2 veces) y el del ángel ¿No hubiera estado mintiéndoles?

Evidencia 2: El relato de Lucas/Juan 


El evangelio de Lucas y Juan nada mencionan respecto a un anuncio de ir a Galilea para ver a Jesús resucitado, ni de boca de Jesús ni de ángeles. 

Cuando Jesús anuncia la negación de Pedro en los evangelios de Lucas y Juan, Jesús no menciona para nada que se adelantaría a los discípulos en Galilea (Lucas 22:31-34, Juan 13:36-38). 

Pero la omisión anterior no tiene comparación con las diferencias el día de la resurrección. 

En el relato de Lucas las mujeres también concurren a la tumba al tercer día, y ven en realidad a dos ángeles, quienes dicen: 
"¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día. Entonces ellas se acordaron de sus palabras, y volviendo del sepulcro, dieron las nuevas de todas estas cosas a los once, y a todos los demás" (Lucas 24:5-9; énfasis añadidos). 
Lucas menciona los ángeles hablando de Galilea como el lugar donde Jesús anunció su resurrección, pero no como el lugar al que Jesús ordena a los discípulos ir para verle.

Además en el evangelio de Lucas no hay ninguna aparición directa de Jesús a las mujeres para dar la orden de ir a Galilea 

En el evangelio de Juan si vemos una aparición de ángeles y del propio Jesús: 
“Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro; y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto. Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto. Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús. Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré. Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro). Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. Fue entonces María Magdalena para dar a los discípulos las nuevas de que había visto al Señor, y que él le había dicho estas cosas.” (Juan 20:11-18, énfasis añadidos)
En el evangelio de Juan el propio Jesús envía un mensaje directo a los discípulos, pero nada respecto de adelantarse a Galilea ni de que los discípulos lo busquen allá. 

Si en los evangelios de Mateo y Marcos Jesús dijo con claridad que los discípulos tenían que ir a Galilea para poder verle, en Lucas y Juan no hay la menor mención a ese hecho. 

Y además la historia se trastoca, pues estando los discípulos ese mismo día domingo por la noche en el aposento alto de Jerusalén, ocurre lo siguiente: 
"Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero él les dijo: ¿Por que estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies" (Lucas 24:36-40; énfasis añadidos).
Por su parte el evangelio de Juan relata: 
“Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor. Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.” (Juan 20:19-21; énfasis añadidos)
¿Cómo es posible que el Jesús de Mateo diera expresas instrucciones a los discípulos de ir verle en Galilea, mientras que el Jesús de Lucas y Juan se planta en medio de ellos sorpresivamente el mismo día de su resurrección, en pleno Jerusalén y no en Galilea? 

Pero el problema empeora. En el evangelio de Lucas, Jesús pide de comer a los discípulos, y luego de comer les dice: 
"Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.” (Lucas 24:44-49; énfasis añadidos).
La última frase es clave. En Lucas 24:49 Jesús les dice a los apóstoles que no se vayan de Jerusalén hasta que reciban el poder de lo alto, que recién ocurrirá en Pentecostés según el relato del propio Lucas en el libro de Hechos (Hechos 2) 

Esto es reiterado más tarde en el libro de Hechos, donde Lucas retoma la narración en indica que Jesús continuó apareciendo a los discípulos durante 40 días, obviamente en Jerusalén, donde ellos no debían moverse por la orden directa de Jesús registrada en Lucas 24:49: 
“En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.” (Hechos 1:1-4; énfasis añadidos).
Y entonces surge la pregunta: Si Jesús estuvo apareciendo a los discípulos de Jesús en Jerusalén durante 40 días, ¿Qué espacio de tiempo les quedó para ir a Galilea a reunirse con Jesús como se había indicado en el relato de Mateo? Esta contradicción de versiones del propio Jesús al respecto es la clave del misterio, y que todo creyente que piense que la Biblia es inerrante debe poder responder. Pero la respuesta no es tan simple, como se verá a continuación.

¿Mateo/Marcos o Lucas/Juan? ¿Todas las anteriores, o ninguna de las anteriores?


Si el lector ha seguido atentamente hasta este punto ya debería ver la magnitud del problema en cuestión. Un vistazo superficial muestra que hay una contradicción entre los evangelios de Mateo y Marcos, donde Jesús ordena a los discípulos viajen a Galilea para verle a él resucitado, en contra los evangelios de Lucas y Juan, donde Jesús nunca ordena un viaje a Galilea, pero en cambio se les aparece directamente en Jerusalén el mismo domingo de resurrección, y además en el evangelio de Lucas Jesús les ordena explícitamente que no se vayan de ahí. 

La pregunta es: dado que los relatos de Marcos/Mateo versus Lucas/Juan se contradicen ¿Cómo se resuelve ese conflicto? 

Dado que tenemos dos relatos básicos, sólo se pueden dar 4 posibilidades respecto de su veracidad: 
  1. Mateo/Marcos son ciertos y Lucas/Juan son falsos.
  2. Lucas/Juan son ciertos, Mateo/Marcos son falsos.
  3. Ambos Mateo/Marcos y Lucas/Juan son correctos.
  4. Todos ellos son falsos. 
A continuación analizaré cada una de esas posibilidades, y lo más importante, sus implicancias.

Escenario 1: Mateo/Marcos son ciertos, Lucas/Juan son falsos.


Si los relatos de Marcos/Mateo son completamente ciertos e inerrantes significa que Jesús sí afirmó que se adelantaría a los discípulos a Galilea cuando resucitara, y que ellos sí debían ir a verlo allá. Ya que Jesús es el hijo de Dios él no podía mentir, ya que Dios no miente (1 Samuel 15:29) y todo lo que dice Jesús viene de Dios (Juan 14:10). Por ello lo que Jesús dijo se tenía que cumplir y por lo tanto Jesús no podía aparecer ante sus discípulos en ningún otro lugar sino en Galilea.

Al afirmar lo anterior, los relatos de Lucas y Juan con un Jesús apareciendo en Jerusalén a los discípulos tienen que ser necesariamente falsos, o de lo contrario significaría que Jesús estaba mintiendo varias veces al decir que vería a los discípulos en Galilea. 

Por lo tanto, este escenario demostraría que Lucas y Juan no sólo registraron un relato de un Jesús resucitado que nunca ocurrió, sino que además pusieron en boca de Jesús palabras e instrucciones que realmente nunca dijo, pues Jesús no estaba allí ese domingo para decirlas. 

Si se acepta este escenario como el correcto, entonces la Biblia no es inerrante, pues contiene un relato relatos definitivamente falsos, pero además varias de las apariciones de Jesús que se usan como pruebas “históricas” de su resurrección son ficticias y falsas. De ahí se desprende que el nuevo testamento no tiene una base fidedigna para afirmar que la resurrección realmente ocurrió.

Escenario 2: Lucas/Juan son ciertos, Mateo/Marcos son falsos 


Si los relatos de Lucas y Juan son completamente ciertos e inerrantes, entonces Jesús de verdad apareció a sus discípulos la noche del domingo de resurrección en Jerusalén y les pidió que se quedaran ahí para preparar el proceso que llevó a Pentecostés. 

Al afirmar lo anterior, automáticamente los relatos de Mateo y Marcos en que Jesús dice que él se adelantaría a los discípulos a Galilea nunca ocurrieron, y por lo tanto Mateo y Marcos mintieron o pusieron falsas palabras en la boca de Jesús que nunca dijo. Además, lo dicho por el ángel la mañana de resurrección también sería falso. Y lo que es peor, la aparición de Jesús resucitado a las mujeres para darles expresas instrucciones a los discípulos de ir a Galilea serían también un invento o una mentira. 

Si se acepta este escenario como correcto entonces la Biblia no es inerrante, pues contiene relatos como el de Mateo y de Marcos que son falsos, pero lo peor es que registra apariciones de Jesús que se usan como pruebas “históricas” de su resurrección que serían ficticias y falsas. De ahí se desprende que el nuevo testamento no tiene una base fidedigna para afirmar que la resurrección realmente ocurrió.

Escenario 3: Todos los evangelios son correctos 


Si todos los relatos de los evangelios son correctos e inerrantes, entonces serían una prueba de que Jesús efectivamente resucitó, y las apariciones ocurrieron en los lugares y momentos descritos en cada evangelio. 

Al afirmar lo anterior necesariamente significa que cuando Jesús decía a sus discípulos antes de morir y después al resucitar que él se adelantaría a Galilea para verles allá, en realidad les estaba mintiendo, pues en realidad él los iba a ver el mismo día de resurrección en Jerusalén. 

Si se acepta este escenario como correcto entonces Jesús es un mentiroso o alguien que no cumple sus predicciones y promesas. Como la propia Biblia manifiesta que el padre de la mentira es Satanás (Juan 8:44), inevitablemente se sigue que Jesús no podría ser un agente de Dios, pues miente, y por lo tanto sería un agente de Satanás, con lo que toda su vida, predicación y hechos serían algún tipo de engaño para alejar a los judíos y a la humanidad de la adoración Hebrea primigenia a Yahveh, y el nuevo testamento sería un libro demoniaco destinado a engañar a los verdaderos creyentes en el dios Hebreo. 

La conclusión de este escenario es que la Biblia es inerrante, pero en realidad los propios dichos de Jesús lo condenan como un mentiroso, y por lo tanto la el nuevo testamento de la Biblia no puede ser utilizada como un libro sagrado de origen inspirado y divino, y el cristianismo es en realidad un culto demoniaco.

Escenario 4: Todos los evangelios son falsos 


Si los relatos de Mateo/Lucas y Lucas/Juan son falsos, entonces la Biblia no es inerrante, y los relatos de los testigos que demuestran que Jesús habría resucitado también son falsos, por lo que el cristianismo no tiene razón de ser y debiera ser descartado como una religión válida.

DESAFÍO: ¿Puede Ud. solucionar este problema? 


Ninguno de los escenarios posibles, al ser analizados junto con sus consecuencias, logra mantener a la Biblia como un libro inerrante, y si lo fuera (escenario 3), Jesús es un mentiroso, y por lo tanto un agente de Satanás. 

Si Ud, como creyente discrepa de tal conclusión, el desafío para Ud. es: ¿Existe alguna explicación convincente y razonable que logre resolver este problema evitando que los evangelistas: 
  • Coloquen palabras en la boca de Jesús que él no dijo o no pudo decir?
  • Describan apariciones de Jesús resucitado que no pudieron ocurrir?
  • Conviertan a Jesús en un mentiroso por decir cosas que no fueron ciertas? 
Los comentarios de este post están abiertos y esperando sus respuestas a este desafío

Epílogo: Un ejemplo de respuesta que no soluciona el desafío 


Cómo este problema es conocido, en la red hay intentos para resolverlo, pero son insatisfactorios. Un ejemplo es el artículo “¿A Galilea o Jerusalén?” de Eric Lyons (Apologetic Press). La respuesta que se da es: 
“Jesús se reunió con Sus discípulos en ambos lugares, pero lo hizo en tiempos diferentes [...] Ninguno de los relatos de las apariciones post-resurrección de Jesús se contradicen. En cambio, cada escritor suplementó lo que otro escritor dejó sin registrar.”
Esa respuesta sería completamente válida sí la contradicción fuera temporal, si tuviéramos relatos diferentes en los evangelios relatando distintas apariciones en diferentes lugares y momentos, siempre y cuando Jesús no hubiera dicho múltiples veces que él vería a sus discípulos un lugar específico: Galilea. Debe notarse que Jesús nunca especificó cuándo iba a ser esa aparición, sino dónde iba a ocurrir. Por ello es que la contradicción no es cuándo apareció, sino dónde; Si Jesús no hubiera especificado el lugar, uno podría suponer que él iba a aparecer en los lugares y tiempos que quisiera o necesitara, y la respuesta de Lyons solucionaría el problema. Pero considerando que Jesús indicó un lugar completamente específico (Galilea) pero no el momento, el hecho que apareciera varias veces en diferentes momentos es irrelevante, pues lo importante es que la aparición a sus discípulos en el relato de Lucas/Juan ocurre en un lugar diferente del que Jesús ordenó. 

El aparecer en Jerusalén sí contradice las propias afirmaciones e instrucciones de Jesús, sin importar el momento en que haya ocurrido esa primera aparición, por lo que la explicación de Eric Lyons no da una respuesta satisfactoria a este desafío. 

Pero Lyons además intenta responder el problema de Lucas 24:49
“Todavía, alguien puede preguntar, “¿Por qué Jesús mandó a Sus discípulos a quedarse ‘en la ciudad de Jerusalén” en el día de Su resurrección hasta que fueran “investidos de poder desde lo alto” (Lucas 24:49), si realmente quería que ellos se reunieran con Él en Galilea?”. Realmente, es una suposición declarar que Jesús hizo el enunciado anterior el mismo día que se levantó de la tumba. [...] Según Lucas 24 versículos 1,13,21,29 y 33, los eventos que se registran en los primeros 43 versículos de ese capítulo sucedieron el mismo día de la resurrección de Jesús. No obstante, los últimos cuatro versículos de Lucas 24 (vss. 50-53), sucedieron (según Lucas) más de cinco semanas después (cf. Hechos 1:1-12). Pero ¿qué acerca de los versículos 44-49? ¿Cuándo se realizaron estos enunciados? Lo cierto es que nadie sabe exactamente. Lucas no da ninguna indicación (como lo hizo en los versículos anteriores) que esta sección particular se realizó el “primer día de la semana” (24:1) o “el tercer día” desde la crucifixión de Jesús (24:21). Todo lo que sabemos es que los versículos 44-49 tienen su lugar antes de la ascensión al cielo (vss. 50-51). El hecho que Lucas usara la partícula conjuntiva de(traducida “y”) para comenzar el versículo 44, no significa que esto necesariamente denote una conexión cercana entre los dos versículos, sino solamente una continuación general del relato y un enunciado breve de lo que Jesús dijo. Aunque muchos lectores del siglo XXI suponen que los eventos que Lucas 24:44-49 registra ocurrieron el mismo día que Jesús se levantó de la tumba, el texto realmente no dice nada acerca de esto.”
Lo cierto es que hay personas que sí afirman saber cuándo lo dijo: Los Testigos de Jehová en su libro “El Hombre Más Grande de Todos los Tiempos” (Impresión 2006) lo saben exactamente: 
“Jesús se les aparece por quinta vez [...] se presenta de pie en medio de ellos y les dice: “Tengan paz”. [...] Para ayudarles a captar el hecho de que en realidad es Jesús, él les pregunta “¿Tienen ahí algo de comer?”. Después de aceptar un pedazo de pescado asado y comérselo, él dice: “Estas son mis palabras que les hablé mientras todavía estaba con ustedes [antes de mi muerte], que todas las cosas escritas en la ley de Moisés y en los profetas y los Salmos acerca de mí tenían que cumplirse”. Mientras sigue hablando - lo que en realidad equivale a tener un estudio bíblico con ellos- Jesús les enseña “De esta manera está escrito que el Cristo sufriría y se levantaría de entre los muertos al tercer día, y sobre la base de su nombre se predicaría arrepentimiento desde Jerusalén, ustedes han de ser testigos de estas cosas”. Por alguna razón Tomás no está presente en esta reunión tan importante el domingo por la tarde. Por lo tanto, durante los días siguientes [...]” (El Hombre Más Grande de Todos los Tiempos, capítulo 129). 
Por lo tanto los Testigos de Jehová admiten que Lucas 24:44-48 ocurren inmediatamente después de que Jesús termina de comer el pescado. Lo que también hace es interrumpir el discurso de Jesús omitiendo Lucas 24:49, por lo que en el siguiente capítulo (130) continúan hablando tranquilamente de las apariciones de Jesús en Galilea. 

Discrepo de la explicación de los TDJ porque en realidad omiten la contradicción esquivando magistralmente la mención a “quedarse en Jerusalén”, pero muestro que positivamente ellos afirman que los versículos después del 43 sí ocurren ese mismo día domingo. 

Ahora, yo sí afirmo que Lucas 24:44-49 ocurren ese mismo día domingo por la evidencia interna del relato de Lucas. Jesús apareció sorpresivamente, pide de comer, pero hasta el versículo 43 él no ha dicho nada significativo a los discípulos de todo lo ocurrido los últimos 4 días; Lo obvio que Jesús debía explicar a sus discípulos en esa su supuesta primera aparición a los discípulos es el porqué ocurrió su “inesperada” muerte, cómo es posible que haya resucitado (algo que claramente no ocurre a menudo) y que significa todo eso a futuro. Y eso es justamente lo que encontramos en Lucas 24:44 (es un cumplimiento escritural), Lucas 24:45-46 (les abre en entendimiento para entender las profecías que explican su padecimiento y la resurrección al tercer día), Lucas 24:47-48 (que deben hacer ellos de ahí en adelante). 

Si todo eso Jesús lo dijo otro día ¿Para qué decirlo de nuevo, si ese es el tema obvio que tenía que explicar a sus amigos en la primera oportunidad de verlos, ese mismo día domingo? Decir que Lucas 24:44-49 ocurre otro día es aceptar el sin sentido de que Jesús se apareció a los discípulos ese domingo únicamente para saludarlos y aprovechar de comer gratis, desapareciendo luego sin decir nada y dejando esas explicaciones a sus perplejos amigos para otro día... 

Por lo tanto, en el argumento de Lyons no es cierto que todo el mundo acepte que Lucas 24:44-49 ocurre otro día, y el contexto del mensaje de esos versículos claramente muestra que Lucas está relatando los dichos de Jesús en ese mismo día de resurrección. 

Por lo tanto el artículo de Apologetic Press no soluciona ni da respuesta a este desafío. Si Ud. tiene una respuesta, tiene que ser otra diferente.

ACTUALIZACIONES:


17 comentarios:

clarksoft dijo...

Excelente tema.. a ver como volvemos popular este desafío.
El asunto está muy bien planteado, por lo que es muy dificil siquiera comenzar a buscarle una defensa.

Sigue así @Daniel que seguro habrá mucho más paño que cortar.

Estoy igual de ansioso que tú (imagino) por que alguien tome este caso y logre argumentar en contra.

saludos.

Ciberprofe dijo...

Aplicando la navaja de Occam el escenario 4 es es el màs plausible y explica todo... ¿Me equivoco? Espero que me corrijan de mi error.

dduranf dijo...

@Ciberprofe,

Efectivamente, todo lo que expongo arriba ¡Puede ser un profundo error! Pero quisiera que alguien que defienda la postura de que la Biblia no contiene ningún error me muestre con buenos argumentos cuál es el error en mi razonamiento.

De hecho, si alguien lo hace en forma racional, convincente y con argumentos sólidos, no tengo ningún problema en retractarme de mis conclusiones respecto a esos pasajes.

Así que si Ud., Ciberprofe, tiene amigos creyentes o conoce teólogos (aficionados o profesionales), personas comprometidas con la Biblia, etc., lo invito a difundir este desafío entre ellos.

Pilar Almagro dijo...

Claro que tiene contradicciones. de hecho hubo varias Biblias simultáneas.

Padre cuervo dijo...

Lo primero que me parece adecuado tener en cuenta es que las afirmaciones categóricas del inicio están bastante reduccionistas: la inerrancia de la Biblia no va en orden a los datos históricos (tampoco lingüísticos y tampoco literarios). La inerrancia de la Biblia va ne orden al dato revelado, luego entonces las contradicciones no deben perturbar ni poner en duda el carácter sagrado de las Escrituras. Un evento narrado en el Evangelio no puede calificarse como una narración "fotográfica" del suceso: están de por medio simbolismos e intepretaciones, figuras literarias...
Por otra parte hemos de tomar en cuenta que a los Evangelistas (que no siempre son testigos directos y no por ello son menos fieles al dato revelado) les interesa testimoniar una fe que no es de carácter "periodístico" sino teológico, es decir, el hecho y la manera como ilumina la fe de las nacientes comunidades cristianas... así Juan subraya el carácter místico de una comunidad cristiana que nace y crece en medio de la fe de Israel, en Jerusalén, de ahí que las apariciones del resucitado tengan como centro esa ciudad y luego de ahí a otras como previamente lo pone en el diálogo con la samaritana: de Jerusalén viene el mesías y luego se adora a Dios en todas partes en Espíritu y en verdad. Mateo pondrá otras notas a las apariciones del resucitado y Lucas sus propios elementos pero todos para enriquecer una experiencia viva con Jesús, no para dar un informe histórico-científico como podemos pretenderlo hoy. Así los datos no concuerdan en detalles pero los detalles complementan la experiencia cristiana: de otro modo resulta absurdo que hayan sido aceptados en conjunto 4 evangelios con contradicciones. El estudio de la Escritura requiere una interpretación más allá de lo literario, estructural o meramente comparativo. Se trata de una interpretación teológica. El hecho de la resurrección es uno, la manera de abordarlo tiene su sentido de acuerdo a los autores y sus circunstancias. Lo admirable es cómo han continuado iluminando la fe a través de los siglos: es la fuerza de la Palabra de Dios.

Daniel dijo...

Hola Pilar,

Gracias por comentar.

De hecho tenemos muchas Biblias simultaneas. Pregunta a un católico, a un evangélico y a un testigo de Jehová si usar cualquier traducción de la Biblia da lo mismo. Pero en el detalle de los argumentos expuestos, considero que todas las traducciones actuales dicen virtualmente lo mismo.

Otro tema, que es lo que tal vez tú apuntas, es que al inicio de la formación del canon actual (siglos I a IV después de Cristo) hubieron muchos otros evangelios, cartas y similares que finalmente fueron dejadas de lado y consideradas "apócrifas". Como a ellas no se las considera ni inspiradas ni inerrantes, en realidad no aportan al detalle de las contradicciones expuestas arriba, ni a favor ni en contra, hasta donde sé.

Pedro dijo...

@dduranf:disqus
Luego de releer tu artículo, quedo con la impresión de que es un
análisis serio y meticuloso y que sus argumentos son contundentes. Me
encantaría ver como es enfrentado por los apologistas locales (o sea chilenos),
pues creo que raramente o nunca son enfrentados a contradictores y debates. El
problema es cómo lograr hacer llegar tu análisis hasta ellos.


 


No sé, sin embargo como te iría en el desafío enfrentado a tipos como William
Lane Craig, Dinesh D'Souza y otros apologistas que pretenden tener respuestas
para todo, aunque muchas veces son también perfectamente rebatibles o incluso
toscas, pero ellos son maestros del debate.


 


Tengo la impresión que en Chile el debate oral, como técnica, está poco
desarrollado. En USA le dan una gran importancia en los programas de educación
escolar, pues lo consideran un ingrediente relevante de la democracia.


 


Afortunadamente, en blogs y otros sitios web chilenos se ha ido
desarrollando poco a poco un gusto y hábito por el debate escrito sobre temas que
no sean política y fútbol, pero creo que todavía nos falta mucho.


 


Pensando en recomendarte algún lugar donde hacer fructificar tu desafío,
hace unos días estuve haciendo un recorrido a lo largo de la web y blogs de los
evangélicos en Chile. No tenía ningún conocimiento previo y como no tengo
contactos con esas comunidades es muy posible que no haya sabido dónde buscar,
pero la verdad es que no logré encontrar ningún sitio adecuado en que pudiera
encenderse el debate.


 


Si yo tuviera una oportunidad de plantear el debate creo que lo haría en
forma  sintética, quizá con una pregunta
más en la forma de una afirmación. Luego iría desarrollando el argumento de
manera incremental, en pequeñas dosis pero sin dejar nada fuera, como se le da
un medicamento a un niño. Esto porque otro gran problema del común de la gente
en Chile es que no lee y eso hace que una explicación muy detallada y prolija,
se pierda para la mayoría.


 


Celebro que hayas agregado ese epílogo al artículo. De otra manera aparecerías
ignorando los muchos esfuerzos que hacen los apologistas (al menos los de USA,
que son los que he leído), para conciliar los pasajes contradictorios y explicar
los absurdos. Ellos por supuesto están absolutamente convencidos de que lo
logran y además de forma abrumadora. Son personas inteligentes y preparadas en
su mayoría y además no creo que muchos de ellos sean susceptibles a
cuestionarse honestamente ante un buen argumento. Esto no solamente por
fenómenos sicológicos como la disonancia cognitiva (que también nos afecta a ti
y a mí), sino porque sospecho de sus motivos de fondo: creo que no es solamente
la búsqueda de la verdad.


 


También hice una búsqueda para ver si algún apologista abordaba este
mismo problema de  mejor manera que Eric
Lyons en el artículo que citas. Encontré pistas (ver por ejemplo http://wrs.edu/Materials_for_Web_Site/Courses/Christ_in_Gospels/Chapter_14-Resurrection_Appearances_Ascension.pdf
sec.183), pero ninguno que aportara algo nuevo. Seguiré buscando.


 


El que los Testigos de Jehová omitan Lucas 24:49, da fe de que ellos
también ven una contradicción. Más que magistral, el uso de ese recurso me
parece más bien burdo y fraudulento.


 


Finalmente, la única crítica que le hago a tu artículo es que no hay indicación
de referencias en que hayas basado tu tesis, o sea artículos que postulen en
todo o parte tus mismos argumentos. No descargo que hayas podido llegar a esas
conclusiones completamente solo y por ti mismo y si es así te felicito, pero no
hay nada de malo en apoyarse en las investigaciones de otros, incluso si uno se
limita a traducirlas o a exponerlas de manera más atractiva, sencilla u
ordenada. Eso ya es un aporte.
 

Daniel dijo...

 @143191fd3106cedf41e3c8efce23661b:disqus 
La verdad tu idea de hacer llegar este artículo a apologistas, locales o internacionales, para mi es un enigma. He intentado difundirlo, pero no hay un lugar claro donde hacerlo para conseguir ese objetivo.

Ahora, en un debate con un apologista profesional, no sé como me iría. No soy un teólogo profesional, ni filosofo, ni nada por el estilo. Soy alguien que ha leído harto, y he pensado mucho antes de llegar a este artículo. Pero cuando comienzo a escuchar palabras "imponentes" como epistemología o similares, me complica pues esos temas tienen muchas aristas que desconozco, y tal vez un apologísta avezado con ánimo de jugar a la retórica podría ponerme en serios apuros en un debate con público... pero un debate así sería una interesante experiencia en todo caso.

De cualquier forma no veo claro que ni siquiera un apologísta profesional pueda dar una respuesta contundente al desafío planteado, sino más bien creo que intentaría zafar con una respuesta que le baje el perfil al problema, pero no más que eso.

Respecto de buscar blogs evangélicos en donde "llevar" este tema, no estoy seguro donde hay uno, y de haberlos, prefiero ser cuidadoso; No es que no confíe en los argumentos que presento, sino que la forma importa. Encuentro odioso que en USA los fundamentalistas intenten mañosamente llevar el creacionismo a las clases de ciencia, pero tambien consideraría odioso que el mundo científico intentara forzar la entrada de la evolución y la ciencia en las escuelas dominicales de las iglesias. Bajo el mismo principio, meterme a un sitio evangelico creyente para "forzar" la discusión de este tema me parece delicado, y quiero de verdad llegar a esas personas, pero no "por la fuerza", por así decirlo.

Te agradezco tus comentarios respecto del epílogo, y quise exponer algunos argumentos serios en contra de mi tesis para mostrar la visión "del otro lado", pero tambien aprovechar de mostrar  por qué esas respuestas no son satisfactorias. Si encuentras alguna fuente apologética que ataque directamente este tema, por favor házmelo saber, y te agradezco tu esfuerzo en buscar.

Lo del uso de la palabra magistral, más bien fue en tono irónico, tal vez debería haber ido entre comillas. Y concuerdo contigo que sacarse el bulto sólo "ignorando" el problema más que magistral deslinda en lo deshonesto.

Respecto de las fuentes, en el borrador de este artículo hablaba de algunas, pero encontré que necesitaba mucho espacio para hablar de ellas y más bien distraían del núcleo del problema más que aportar. Pero te puedo mencionar que el problema básico presentado no es nuevo, no en vano el artículo de Apologetic Press es más bien antiguo...

Una de mis fuentes que me inspiraron son los libros de Bart D. Ehrman. En varios de ellos se analizan las contradicciones de los evangelios en los relatos de la resurreción de Jesús. Dan Barker tambien lo menciona en su libro "Perdiendo la fe en la fe" (googlea "Dan Barker Leave No Stone Unturned"). También el tema Galilea vs. Jerusalén es mencionado en muchas listas de contradicciones bíblicas que se encuentran en línea, y creo que lo he visto en un par de foros. Pero incluso Ehrman o Barker se limitan a mencionar y analizar los problemas, y muchos otras fuentes sólo a enumerlarla... sin incarle el diente.

Mi aporte original fue darme cuenta de las consecuencias de esta contradicción en partícular. Lo que nadie ha hecho (o he visto hacer) es analizar y llevar esta contradicción a su conclusión lógica inevitable, y estresar el significado de ella. Eso es completamente original mío, y si alguien lo ha hecho antes (lo cual no me extrañaría), no es algo de lo que esté enterado.

Igual podría agregar algunas referencias al final para quienes quieran buscar más información del tema. Gracias por sugerirlo.

Si sabes o se te ocurre como dar mayor difusión a este artículo, por favor avísame.

Juan José González F. dijo...

http://apologeticspress.ws/espanol/articulos/3540

Daniel dijo...

Hola Juan José González F. ,

Gracias por comentar.

Ahora, me temo que Ud. ni siquiera leyó el artículo, pues de haberlo hecho Ud. mismo se habría dado cuenta de que en él yo mencioné explícitamente esa página que Ud. indica, y que coloqué un enlace a ella, y que expliqué en detalle por qué lo que esa página plantea está lejos de dar una respuesta satisfactoria a este desafío.

Saludos!

Daniel dijo...

Hola Juan José González F. ,

Copiar en extenso el texto de esa página de Apologetic Press en lo absoluto soluciona el desafío.

Cuando yo analicé lo que en ese artículo se dice, lo refuté y por ello escribí en el último párrafo de mi artículo explícitamente:

"Por lo tanto el artículo [de Eric Lyons que Ud. cita] de Apologetic Press no soluciona ni da respuesta a este desafío. Si Ud. tiene una respuesta, tiene que ser otra diferente."

Así que lo invito, Juan José, a leer mi artículo con calma, a que medite respecto del argumento planteado en él, que revise y compruebe si las citas bíblicas que uso son correctas y qué es lo que dicen, y luego de hacer eso lo invito a buscar una solución a este desafío y a escribir un comentario personal con lo que Ud. considere una solución. Pero por favor no copie y pegue de otros sitios. Prefiero conversar con Ud.

Saludos!

victor dijo...

Hola. Creo que la mirada es un poco ingenua. No sé a que se debe, pero veo que una buena cantidad de ateos se compran una pura versión del cristianismo, a saber, la versión fundamentalista gringa y hacen de ella el objeto de sus ataques.
En particular este artículo se basa sobre una serie de presuposiciones sobre la manera de entender la inerrancia bíblica, casi como una serie de proposiciones matemáticas, donde la presencia de una contradicción es, horror de horrores, el motivo para descartar todo el testimonio de los evangelios.
Puede que esa sea la forma en que lo entiendan los fundamentalistas gringos y la mayoría de los evangélicos chilenos, pero eso no implica que esa sea la única manera en que los cristianos lo entienden.
Poner el acento en esta contradicción en particular (que es fácilmente entendible, si lees Marcos 16:12-14) evade el bulto de lo principal (el testimonio consistente acerca de la resurrección de Jesús) y pone el acento en lo accesorio (las diferencias entre los relatos).
A mi juicio el enfoque es otro:
-tenemos 4 relatos de la resurrección. O bien cuentan un hecho verdadero o cuentan algo falso.
- Si los relatos son falsos, hay dos posibilidades: fueron fraguados en conjunto o fueron inventados por separado.
- ¿Fueron inventados en conjunto?. Difícil. Las diferencias (como las que tú apuntas) son demasiado evidentes.
- ¿Fueron inventados por separados?. Dudoso. Las semejanzas son demasiadas para que sean mera casualidad.

Entonces...

A mi juicio los relatos de la resurrección son similares a los relatos de los testigos. Cuando varias personas cuenta un hecho, sus relatos son similares a los de la resurrección: coinciden en lo fundamental y varían en varias cosas. En mi opinión, esas diferencias, más que derrumbar el argumento, lo terminan fortaleciendo.
Hasta donde sé, esa era la manera en que se entendía esto. Claro, antes que llegara el fundamentalismo a acomodar las cosas en su lecho de procusto juego en el que, curiosamente, gran parte de la argumentación atea también cae.

saludos, Víctor

Apolos2000 dijo...

No veo contradicción. Jesús anunció una reunión especial después de resucitar en Galilea. Muy bien pudiéramos decir que sería su "despedida triunfal" antes de ascender al cielo, tal como se relata en Mateo 28:16-20.

"Puesto que la mayoría de sus seguidores se hallaban en Galilea, quizás fue en la ocasión narrada en Mateo 28:16-20 cuando el resucitado Jesús se apareció “a más de quinientos hermanos” (1 Corintios 15:6)" (Libro "Ven, sé mi seguidor", cap. 9 pág. 94)

Jesús al decir que los vería en Galilea, no desmiente que tendría apariciones antes de ese suceso. Ningún versículo de la Biblia dice que SÓLO en Galilea lo verían sus discípulos.

El mismo escritor Lucas afirma que Jesús apareció VARIAS veces: “El primer relato, oh Teófilo, lo compuse acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y también a enseñar, hasta el día en que fue tomado arriba, después de haber dado mandamiento por espíritu santo a los apóstoles que escogió. A estos también se les mostró vivo por MUCHAS PRUEBAS POSITIVAS después de haber sufrido, pues fue visto por ellos por espacio de cuarenta días, y dijo las cosas acerca del reino de Dios.” (Hechos 1:1-3)

Obviamente la de Galilea fue la última.

Ahora bien, ¿se puede armonizar la orden de ir a Galilea, con la de 'permanecer en Jerusalén' (Lucas 24:49; Hechos 1:8)? Bueno, obviamente Jesús les está diciendo algo como: "No se muden de Jerusalén hasta el Pentecostés. Sin embargo, cuando llegue el momento de la "asamblea" en Galilea, vayan, pero tienen que regresarse luego porque les dije que sigan residiendo en Jerusalén"

Hay que aplicar un poco de lógica cuando uno lee relatos complementarios de una obra narrativa. Si en los relatos de la Biblia hubiera una contradicción, eso más binén probaría que los "fraudulentos" escritores fueron tan tontos que no se cuidaron de ponerse de acuerdo al exponer su mentira. Claramente esos relatos más biebn complementarios prueban que los escritores fueron sinceros y no procuraron confabularse para engañar a sus lectores. Eso es demasiado absurdo para unos escritores que estaban poniendo creando un documento que sería la base del cristianismo para siglos posteriores.

Te invito a pedirle a los Testigos de Jehová que te den el libro: "La Biblia... ¿la Palabra de Dios, o palabra del hombre?". En el capítulo 7, intitulado "¿Se contradice la Biblia?" hallarás muchas buenas aclaratorias de las supuestas "contradicciones" bíblicas.

Apolos2000 dijo...

Bueno, respeto tu opinión. Sin embargo, no veo contradicción ya que en NINGÚN pasaje bíblico dice que Jesús SÓLO los vería en Galilea. Es una inferecncia basada más en la interpretación personal que en lo que está realmente escrito.

La omisión de las apariciones subsecuentes entre su resurrección en 16 de Nisán y el Pentecostés no son en absoluto negación de que Jesús dijo que lo verían en Galilea.

Por ejemplo: Si tú y yo estamos en Barcelona, y yo te digo: "Mira Daniel, me encontrarás en Madrid. Reúne a mis amigos y nos veremos allá", pero tú y yo nos encontramos en el camino antes de llegar a Madrid, eso no es una contradicción. La reunión en Madrid es el foco de la atención, pero no niega los encuentros antes de llegar allá.

Nota la secuencia de los sucesos que se presenta en el libro "El Hombre más Grande de todos los tiempos"(publicado por los TJ), cap.131:

*** gt cap. 131 Apariciones finales, y el Pentecostés de 33 E.C. ***
EN ALGÚN momento Jesús concierta reunirse con sus 11 apóstoles en una montaña de Galilea. Parece que se menciona la reunión a otros discípulos, y el resultado es que se reúne un grupo de más de 500 personas. ¡Qué feliz asamblea resulta ser esta cuando Jesús se aparece y empieza a enseñarles!
Entre otras cosas Jesús explica al gran grupo que Dios le ha dado toda autoridad en el cielo y en la Tierra. “Vayan, por lo tanto —exhorta—, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado.”
[...]
Jesús se manifiesta vivo a sus discípulos por un período de 40 días después de su resurrección. Durante estas apariciones les enseña acerca del Reino de Dios y recalca las responsabilidades que tienen como discípulos suyos. En cierta ocasión hasta se aparece a su medio hermano Santiago y convence a este, que no era creyente, de que Él es en verdad el Cristo.
Mientras los apóstoles todavía están en Galilea, Jesús evidentemente les da la instrucción de regresar a Jerusalén. Cuando se reúne con ellos allí, les dice: “No se retiren de Jerusalén, sino sigan esperando lo que el Padre ha prometido, acerca de lo cual oyeron de mí; porque Juan, en verdad, bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en espíritu santo no muchos días después de esto”.
Después Jesús se reúne de nuevo con sus apóstoles y los saca de la ciudad y los lleva hasta Betania, en la ladera oriental del monte de los Olivos. Es asombroso el hecho de que, a pesar de todo lo que Jesús ha dicho respecto a que pronto partirá hacia el cielo, ellos todavía creen que su Reino se establecerá en la Tierra. Por eso preguntan: “Señor, ¿estás restaurando el reino a Israel en este tiempo?”.
En vez de tratar de corregir una vez más las ideas equivocadas de ellos, Jesús sencillamente contesta: “No les pertenece a ustedes adquirir el conocimiento de los tiempos o sazones que el Padre ha colocado en su propia jurisdicción”. Entonces, recalcando de nuevo la obra que tienen que hacer, dice: “Recibirán poder cuando el espíritu santo llegue sobre ustedes, y serán testigos de mí tanto en Jerusalén como en toda Judea, y en Samaria, y hasta la parte más distante de la tierra”.
Mientras todavía están mirando, Jesús empieza a subir hacia el cielo, y entonces una nube lo oculta de la vista de ellos.
***************  FIN DE LA CITA **************

Como puedes notar, la orden de no irse de Jertusalén fue dada una vez que ellos fueron a Galilea.

Apolos2000 dijo...

 Primeramente hay que alejarse un poco para ver el bosque, en vez de tropezar con los árboles. ¿De verdad crees que esa aparente contradicción descarta la historicidad de los sucesos relatados por testigos independientes? Eso más bien realza la sinceridad bíblica. El decir que Dios inspiró a los escritores de la Biblia, no está reñido con el hecho de que cada uno escribió poniéndole un toque personal. Así, se puede notar que el orden cronológico de los relatos de los 4 evangelios difiere en unos poco. En el libro "El Hombre más Grande de todos los tiempos" se tratan de armonizar el orden de los sucesos. Pero lo importante de Jesús es su doctrina, no tanto los detalle de dónde pasó tal o cual cosa. Por eso Dios dejó que Mateo resumiera los 40 días en que Jesús se apareció a los discípulos en unos cuantos versículos, obviando las apariciones:

- 4ta aparición: El día de su resurrección, cuando iban unos discípulos de Jerusalén a Emaús (Lucas 24:13-35)

- 5ta aparición: Cuando apareció cuando estaban encerrados en su casa los discípulos, les mostró las marcas en las manos y pies, y comió pescado (Lucas 24:36-51; Juan 20:19-25)

- 6ta aparición: 8 días después de su resurrección, cuando convenció a Tomás (Juan 20:26-29)

- 7ma.: Junto al mar de Tiberíades (en Galilea) (Juan 21:1-23)

- “Se apareció a Cefas, entonces a los doce. Después de eso se apareció a más de quinientos hermanos de una vez” (1 Corintios 15:5, 6)

- “A estos también se les mostró vivo por muchas pruebas positivas después de haber sufrido, pues fue visto por ellos por espacio de cuarenta días” (Hechos 1:3)

Así que una omisión no implica una contradicción. Eso me acuerda la "supuesta" contradicción siguiente:

*** Tratado (de los TJ): Por qué puede usted confiar en la Biblia ***

Los que critican la Biblia a menudo solo buscan contradicciones, por eso puede que digan: ‘El escritor bíblico Mateo dice que un oficial del ejército fue a pedirle un favor a Jesús, mientras que Lucas dice que envió a unos representantes suyos para que lo hicieran. ¿Cuál de los dos relatos es el correcto?’. (Mateo 8:5, 6; Lucas 7:2, 3.) Pero ¿acaso se trata realmente de una contradicción?
Cuando una actividad u obra se atribuye a quien verdaderamente la origina, ninguna persona razonable aducirá que existe alguna discrepancia. Por ejemplo, ¿considera usted erróneo atribuir a un alcalde la construcción de una carretera porque quienes en realidad la construyeron fueron los ingenieros y obreros de su municipio? ¡Por supuesto que no! De manera similar, no es inconsecuente que Mateo diga que fue el oficial del ejército quien le pidió el favor a Jesús, aunque, como escribe Lucas, la petición la hizo valiéndose de ciertos representantes.
Según se van conociendo más detalles, las aparentes discrepancias de la Biblia desaparecen.
************  FIN DE CITA *************

No hay un versículo de la Biblia que diga que Jesús limitó su nueva aparición a sus discípulos única y exclusivamente a Galilea.

Tratar de limitar el significado de las palabras de Jesús: “iré delante de ustedes a Galilea” (Mateo 26:32) a una ÚNICA reunión es totalmente fuera de contexto.

Malinterpretar las palabras de Jesús sucedió hasta en el primer siglo (Juan 21:20-23)

Hay docenas de pruebas que muestran exactitud de la Biblia a nivel geográfico e histórico. Deberías ver el "bosque" en vez de quedarte mirando un sólo "árbol".

Un guionista australiano, ex crítico de la Biblia, reconoció: “Por primera vez en la vida hice lo que normalmente es el primer deber del periodista: comprobar los hechos. [...] Y quedé asombrado, porque lo que leía [en los Evangelios] no era leyenda ni ficción naturalista. Era reporterismo. Relatos de primera mano y de segunda mano sobre sucesos extraordinarios. [...] El reporterismo tiene cierto sabor, y ese sabor se halla en los Evangelios”. (La Atalaya 1/2/1990, pág. 7)

Jair Palma dijo...

Ouch.. 

Daniel dijo...

Ir a los testigos de Jehová explicaciones ya de por si es una temeridad, han troceado, reescrito, reinterpretado tantas veces su Biblia que con que hables con alguno que sea un poco mayor puedes llegar a dejarlo en un bucle, estos ultimos años sus modificaciones biblicas rozan el paroxismo, como veo que te gusta documentarte te recomiendo "la batalla de las biblias" video de walter weight, que aunque hay otros videos suyos discutibles este es bastante esclarecedor y a la hora de preguntar un par de correos al mismo walter o a paul washer (habla español) con tus preguntas sería mas eficiente y mira que son de dos denominaciones distintas, aqui en españa tienes tambien tienes a victor de "el gran engaño" que salvando las distacias respecto de sus creencias tiene contacto con muchos entendidos en teologia y gustoso seguro que te contesta. En fin, yo mandaría mis dudas a los tres cambiando el: estimado "++++" y vería que dice cada uno.
Un saludo.