miércoles, marzo 02, 2016

Pecado, culpa, manipulación...

La culpa: ¿un primer paso a la manipulación?


Mi pensamiento del día:
"Suponer que «todos somos pecadores» por romper las leyes, reglas y preferencias de un dios que nunca se ha demostrado que exista es similar a asumir que «todos somos delincuentes» por violar una ley que nadie puede demostrar que exista ni que se haya promulgado; aceptar tal premisa sin una demostración es aceptar ser culpables de algo no demostrado, y la culpa es una palanca poderosa y atractiva para quien quiere manipular las mentes de otros."
-- Yo.

jueves, febrero 04, 2016

El rey desnudo

¿Va el rey sin ropa? Ilustración original del siglo XIX. Fuente: Wikipedia
“Parece que el rey va sin ropa”. Esa es la observación que un niño pequeño hace en el clímax del cuento de Hans Christian Andersen “El traje nuevo del emperador”. Es una historia fantástica donde trajes invisibles y mágicos podrían existir, pero una serie de personajes parecen fracasar miserablemente en mostrar una dosis mínima de escepticismo. Ahora en un universo donde la magia capaz de crear trajes mágicos y cualquier otro tipo de portentos si existiese ¿se justifica echar mano al escepticismo? Y ¿qué tipo de escepticismo serviría en un mundo donde la magia sobrenatural sí existiera? En este artículo veremos cómo ser escéptico es una actitud racional que en todos los posibles universos es útil. Además se mostrará una herramienta que ayuda a diferenciar la fantasía de la realidad.

Un traje muy novedoso

La historia de Andersen “El traje nuevo del emperador” ocurre en un reino donde su rey acostumbra gastar toda su riqueza en ropa nueva. Al parecer tal despilfarro no preocupaba a su pueblo, que se encontraba feliz en tal estado de las cosas. El narrador omnisciente de la historia nos cuenta como llegan al reino dos estafadores haciéndose pasar por tejedores que ofrecen al rey la “más bella tela del mundo” con una mágica capacidad: ser invisible para quienes sean tontos o incompetentes en su cargo. Tal propiedad atrae al rey, quien de inmediato les entrega una enorme suma para comenzar a trabajar en tal tela.

Los estafadores fingían trabajar sin descanso, pidiendo cada vez más oro y sedas finas. El rey envía a su ministro de más confianza a revisar el estado de avance de la tela. Su mejor ministro, sin ninguna sorpresa, no pudo ver la tela: los estafadores le mostraban con pantomimas la inexistente tela, pero el ministro prefirió ocultar su incapacidad de ver la tela, so pena de quedar expuesto como un tonto o incompetente. Por ello se derritió en elogios ante la belleza de la inexistente tela. Lo mismo hizo un segundo enviado. Finalmente el propio rey concurre, acompañado de todo un séquito, quedando pasmado pues, sin ninguna sorpresa, tampoco vio nada. Pero el rey también prefirió seguir la charada, elogiando lo espléndido de la tela con tal de evitar quedar de tonto o incompetente ante sus súbditos. Así la tela fue “terminada” y siguiendo el consejo de sus asesores, el rey decidió lucir su traje en un desfile real esperado por todos los habitantes del reino, que ya estaban enterados de la espléndida tela y sus propiedades mágicas.

Resulta que todo el pueblo se derritió en elogios ante la belleza de la mágica tela que el rey lucía. Obviamente ninguno veía traje alguno, pero nadie quería quedar de tonto o incompetente ante sus vecinos. Excepto un niñito que inocentemente apuntó a lo  obvio: “Me parece que va sin ropa”. De pronto, todos comenzaron a repetir lo que el niño dijo; el rumor creció hasta dar la confianza a todos para reconocer que el rey estaba paseando… desnudo.

El rey finalmente escucho el murmullo general, reconociendo para sí mismo que sin duda ellos tenían razón. Pero decidió terminar digno, siguiendo su desfile hasta el final, luciendo un traje inexistente.

Así termina la historia, con nosotros los lectores riéndonos del pobre y tonto rey, quien fue incapaz de reconocer el engaño, del cual nosotros fuimos alertados por el narrador desde el mismo principio de la historia. Sin duda un narrador (y más uno omnisciente) jamás miente, y cualquier cosa que afirme es un hecho a efectos de tal historia. Así que si la tela no existía, y los tejedores eran unos estafadores, nosotros los lectores no tenemos motivos para dudar de ello.

Pero ¿qué pasaría si nosotros no hubiéramos tenido la ventaja de saber de antemano del engaño y, además, viviéramos en un mundo donde las telas mágicas sí pueden existir? ¿Deberíamos tan confiadamente presumir que todo es un engaño? ¿O tal vez nuestra incapacidad de ver la tela demostraría nuestra incompetencia o estupidez? ¿Cómo diferenciar una cosa de la otra, telas mágicas invisibles pero reales, de un invisible engaño?

Escepticismo en un mundo mágico

Hay pocas dudas de que telas mágicas parecen no existir en nuestro mundo actual. Pero sería sin duda muy interesante vivir en un mundo donde la magia sobrenatural existiera y fuera cosa habitual.

Pocos rechazarían la idea de tener  la capacidad de manipular la realidad con sólo agitar una varita y lanzar el hechizo correcto, un mundo donde se pueda tener el poder de volar, transportarse a lugares remotos en un tris, hacer flotar, aparecer y desaparecer cosas, y realizar todo tipo de “violaciones” de las leyes físicas habituales a nuestra propia conveniencia. Es decir, vivir en un mundo del estilo “Harry Potter”, un lugar donde existen telas capaces de hacer invisibles a sus dueños ¿Por qué no sería posible que en ese tipo de universos una tela que se hace condicionalmente invisible a sí misma, como en el cuento del rey de Andersen?

Sin embargo, incluso en el mágico mundo de Harry Potter sabemos que pueden ocurrir engaños. En el segundo libro de la saga, “Harry Potter y la Cámara Secreta”, Gilderoy Lockhart es un renombrado mago, escritor y experto en magia que resulta ser un charlatán ya que, a pesar de ser mago, resulta que no tiene las capacidades de las que se ufanaba en los libros que ha escrito, sino que ha ido “robando” las hazañas a otros magos muchos más capaces que él. Lockhart en la práctica es un verdadero incompetente que, sin embargo, engaña a otros haciéndose pasar por experto. Es decir, en un universo mágico aún puede haber charlatanes, embusteros, estafadores y ladrones que intentarán engañar a otros haciéndoles creer que tienen poderes y habilidades que realmente no poseen.

Este detalle es en extremo importante. Hoy en día hay muchas personas que creen sinceramente que la magia sobrenatural sí existe y que es totalmente real. Creen en las existencias de diferentes dioses, ángeles y demonios, milagros divinos, seres sobrenaturales, poderes mágicos, poderes extrasensoriales, sanaciones a distancia y todo tipo de portentos. Pero aún si asumiéramos, ingenuamente, que tales cosas son reales, y que existen cultores que logran controlar y poseer tales habilidades, es un hecho que inevitablemente aparecerán charlatanes, timadores y estafadores que también clamarán tener tales poderes pero mienten y, por lo tanto, aún si se asume que tales poderes sí existen o que sí hay personas que los tienen, cabe preguntarse: ¿Cómo se podría distinguir entre un poder, habilidad o efecto mágico real realizado por alguien genuinamente dotado de tales habilidades, versus las acciones de falsas realizadas por un timador o charlatán? Tal pregunta es importante en cualquier mundo, aun en el más mágico imaginable.

Poniendo a prueba una tela mágica

Volviendo al cuento inicial de Andersen, en un mundo mágico es en principio plausible que los estafadores no hubieran sido tal. Ellos efectivamente podrían haber sabido crear una tela mágica como la descrita ya que en tal mundo la magia aparentemente sí existe. También es perfectamente posible que el rey hubiera sido incompetente para el cargo: dilapidar todo su dinero en vestimenta no habla bien de ninguna autoridad. Y si la máxima autoridad puede considerarse incompetente, ¿qué garantía tenemos de que sus mejores hombres, elegidos por esa misma autoridad incompetente, tuvieran más competencia que el potencialmente incompetente rey? Además dado el bajo nivel de honestidad mostrado por toda la corte, de capitán a paje, eso habla bastante mal de la competencia de cada uno de ellos. Luego es al menos posible que la gran mayoría hubiera sido incompetente para su cargo, o incluso tonta. Simplemente cada uno de ellos podrían ser ejemplos perfectos del principio de Peter: “En una jerarquía, toda persona tiende a ascender hasta alcanzar su nivel óptimo de incompetencia”.

Con ello, si no contáramos con un narrador que nos advierta una y otra vez que los tejedores son unos estafadores ¿podríamos saber que lo son? Y lo más importante ¿Cómo?

Si se tratara simplemente de creer o no creer, no tendríamos cómo distinguir un caso de otro. Y es más, dado que es esperable que los tontos e incompetentes mientan diciendo que ven la tela mágica para no exponer que lo son ¿Cómo podemos distinguir a alguien verdaderamente competente e inteligente que sí ve la tela? Ciertamente, el simple testimonio no sirve.

Sin embargo, acá cabe hacerse una pregunta clave. Si consideramos hipotéticamente posible la existencia de la tela mágica, y que los tejedores pudieran ser competentes en hilarla ¿qué cosas serían diferentes en esa realidad respecto de una realidad alterna donde la tela no es real, no es mágica o bien los tejedores son incompetentes y/o estafadores? ¿Cómo se distingue un caso del otro?

Esa es la clave del problema. Para distinguir la realidad de la fantasía, la verdad de la mentira, es necesario encontrar alguna grieta, algún detalle, alguna observación que podamos de antemano saber que debe resultar de una forma de ser real y verdadera, y debe resultar de una forma totalmente diferente si es imaginaria y falsa. Determinar cuál es tal observación y llevarla a cabo es la clave para determinar la verdad de cualquier afirmación acerca de la realidad, incluidas las “mágicas”.

Luego, la forma de comprobar una realidad de otra es determinar una prueba que en el primer caso se pueda pasar con éxito más allá del azar, pero que sea imposible de pasar en el segundo caso. Si se diseña tal tipo de prueba, y se lleva a la práctica, el resultado nos dirá si nuestra hipótesis puede ser cierta, o si debemos descartarla. En cambio, si una prueba arroja un resultado similar en cualquiera de los dos casos (como cuando tanto competentes como incompetentes dicen ver una maravillosa tela), tal prueba no nos dice nada respecto de la veracidad o falsedad de la hipótesis.

En el caso de la tela mágica, sabemos que sí es visible (hipotéticamente) para los competentes e inteligentes. El problema es que no podemos confirmar tal cosa por simple testimonio de quien dice verla porque no podemos saber fácilmente si está mintiendo ¡No sabemos ni siquiera si los propios tejedores pueden realmente verla! Podría ser que la tela sí exista, pero que tales tejedores solo tengan un trozo de ella, pero que por incompetentes no pueden tejer más de ella tampoco. Entonces, la clave es “ver” ¿Cómo saber si alguien realmente ve la tela? Para ello podemos echar mano de una prueba ciega y de estadísticas.

Poniendo a prueba la magia

La realidad de la tela mágica puede ponerse a prueba desarrollando un protocolo de prueba que permita aislar y minimizar cualquier interferencia de una causa ajena a un resultado positivo en la prueba (tales como engaños, estafas, otras explicaciones naturales, etc.), y por lo tanto la única forma de tener éxito en ella sea si las hipótesis siendo probadas fueran realmente ciertas.

Lo anterior se podría aplicar generando un protocolo de 7 etapas:

Primero: se le entrega a los tejedores una cantidad de bastidores circulares iguales de unos 50 centímetros de diámetro, por ejemplo 10 de ellos numerados del 1 al 10. Les pedimos que en uno de ellos coloquen la tela mágica invisible estirada, en un segundo bastidor que coloquen una tela de seda normal pero de un color diferente como control (de manera que incluso alguien que sí vea ambas telas pueda diferenciarlas), y que dejen los otros 8 bastidores totalmente vacíos pero con tachuelas como si tuvieran clavada una tela, de manera que un incompetente no pueda distinguir un bastidor vacío del que tiene la tela mágica que no puede ver. Los tejedores no deben decir a nadie cuál es el número del bastidor en que está la tela mágica, pero deben anotarlo en un documento que se pone a resguardo, por ejemplo en un sobre cerrado y lacrado que debe ponerse a buen recaudo antes de la prueba fuera del alcance de nadie que pueda alterar tal registro.

Segundo: se construye un tabique de madera perfectamente opaco que tenga diez orificios circulares de unos 20 cm de diámetro, uno al lado del otro. Por un lado del muro se colocan ganchos que permitan colgar los 10 bastidores apegados al orificio de manera que desde el lado opuesto del muro solo se pueda ver a través del bastidor sin que se pueda ver al bastidor mismo, su número, ni cualquier detalle de éste que permita reconocerlo. Sin embargo la tela o cualquier cosa puesta en el bastidor quedará bloqueando el orificio y será visible desde el lado opuesto del muro. Por el otro lado se colocan identificadores para cada orificio, por ejemplo una letra desde la “A” hasta la “J”.

Tercero: una persona de máxima confianza genera de antemano 10 secuencias de números del 1 al 10, donde cada secuencia coloca los números en un orden aleatorio, sin comunicar cuál será este orden específico a nadie.

Cuarto: se seleccionan una serie de personas con un número considerable como sujetos de prueba, por ejemplo 30 personas. La mitad debe ser competente e inteligente, la otra mitad no. Como los tejedores son quienes mejor conocen a qué tipo de competencia e inteligencia reacciona la tela, son ellos quienes pueden entrevistar a una serie de candidatos, bajo los criterios que ellos mismos estimen apropiados, y sin informar a los sujetos en qué grupo quedaron, los asignen como sujetos válidos para la prueba. En particular es clave que los dos tejedores sean parte de quienes participarán en la prueba como sujetos de prueba del grupo de “inteligentes y competentes”, para que demuestren su propia capacidad de ver la tela
.
Quinto: la persona de confianza del tercer paso cuelga cuidadosamente los bastidores frente a los agujeros de acuerdo al orden pre-establecido que él definió y sólo él conoce, para preparar la primera ronda. Nadie más en el proceso de prueba, excepto él, debe saber cuál es ese orden de los bastidores.

Sexto: Se hace pasar a los sujetos de prueba uno por uno, quienes deben observar desde una distancia prudente los 10 agujeros y deben anotar: su identidad, el número de ronda, en qué orificio ven la tela de control, y en qué orificio ven la tela mágica (o, directamente que no ven ninguna). Una vez que anotan su resultado en sobre cerrado, deben abandonar la sala del muro sin comunicar nada al resto de los sujetos que no han aún realizado la ronda, por ejemplo llevándolos a una habitación diferente a aquella donde espera el resto de los sujetos de prueba, hasta terminar la ronda.

Séptimo: una vez que todos los sujetos pasan frente al muro en la ronda, la persona de confianza del paso 3 reordena los bastidores de acuerdo al paso quinto según el orden aleatorio de la siguiente ronda, y se inicia el paso de cada sujeto de prueba de acuerdo al protocolo del paso quinto, repitiendo el procedimiento para cada una de las 10 rondas.

Una vez realizadas las 10 rondas de prueba, terminaremos con 3 sets de datos:
  1. El número del bastidor donde está la tela mágica.
  2. El orden en los que se dispusieron los bastidores para cada ronda de prueba.
  3. Las respuestas de cada sujeto a cada ronda.

En este protocolo experimental, debiéramos encontrar que:
  1. Todos los sujetos vieron correctamente la tela de control en uno de los agujeros, sin errores.
  2. Ciertos sujetos no son capaces de ver la tela mágica, y por lo tanto habrán marcado la tela mágica (si es que mintieron) en alguno de los 9 agujeros restantes, pero como no la ven, habrán acertado sólo por azar, con 1 posibilidad en 9 en cada ronda. En 10 rondas, es esperable que tales sujetos acierten 1 a 2 veces a la ubicación del bastidor de la tela mágica.
  3. Ciertos sujetos sí ven la tela mágica, y por lo tanto habrán marcado la tela mágica acertando su ubicación tantas veces como acertaron a la ubicación de la tela de control, pues podían ver la tela mágica tan bien como la de control.

En la eventualidad que la tela mágica existiese, y efectivamente tiene las propiedades que los tejedores dicen, habría un grupo de sujetos en el caso 3 con mínimo de 2 miembros: los tejedores. Tal grupo sí habrá pasado la prueba. Eso nos daría buenas razones para considerar la tela y sus propiedades como reales.

Por otro lado si nadie, incluidos los propios tejedores, logra pasar la prueba (es decir, si todos tuvieran una cantidad de aciertos comparable a la del resto de los ciegos incompetentes del caso 2), tendríamos buenas razones para considerar que o también son incompetentes, o simplemente la tela no existe.

Ahora, ¿es posible que cualquiera de los sujetos de prueba haya respondido por azar la posición de la tela mágica en forma correcta en las 10 rondas? Con 10 orificios, y una tela real de control siempre visible en al menos uno de ellos, quedan 9 agujeros donde cualquiera puede intentar asignar al azar cuál tiene la tela mágica. La probabilidad de responder al azar correctamente un intento es de 1 sobre 9, es decir un 11.1%, lo cual si hubiera una única ronda y 10 sujetos, es esperable que al menos uno de ellos acierte puramente por azar aun si es completamente ciego a la tela mágica.

Pero si se repite la prueba otras 9 veces, la probabilidad de que un individuo acierte las 10 rondas por azar es de 1/9 elevado a 10, equivalente a 1 posibilidad entre 3.486.784.401. Una entre tres mil cuatrocientos millones, por lo que si la prueba es realizada intentando evitar cualquier trampa, las posibilidades de que por error se considere que la tela mágica es real por casualidad son virtualmente nulas.

Demás está decir que si el rey de la historia hubiera tenido asesores y ministros matemáticamente letrados, y hubiera exigido que tales tejedores hubieran demostrado tanto su tela y sus propiedades como su propia competencia con un mecanismo como el descrito, hubiera sido muy poco probable que el rey hubiera terminado desfilando desnudo por la ciudad…

¿Magia o engaño?

Ahora si Ud., paciente lector, ha llegado hasta este punto, puede pensar que una prueba así de elaborada podría funcionar para poner a prueba la existencia de telas mágicas, pero con otras cosas mágicas de cualquier otra naturaleza ¿qué?.

Es cierto: cada afirmación sobrenatural, de ser cierta, tendría sus propias propiedades sobre la realidad, y de ser falsa, la realidad debería comportarse diferente en alguna forma respecto al primer caso de alguna forma distinguible. He ahí el desafío que cada persona que quiera saber si lo que cree o proponen es cierto, debiera pensar para poder evaluar la veracidad de la proposición.

Por ejemplo:
  • ¿Sanaciones milagrosas?: independientemente del mecanismo con el cual se gatilla la sanación milagrosa (oraciones, rituales, sacrificios, etc.), si el milagro existe, debiera verse que estadísticamente la tasa de sanaciones (exitosas) entre quienes recurren al milagro es notoriamente más alta que entre quienes no. No se requeriría que tal procedimiento sea 100% efectivo en todos los casos, pero la diferencia entre ambos grupos debiera ser totalmente notoria. Si ese no es el caso, y las tasas son equivalentes entre quienes recurren al milagro y quienes no, es una buena razón para considerar tal tipo de milagro como inexistente.
  • ¿Divinidades personales?: muchas personas aseguran estar en contacto con diversas divinidades, las que por revelación divina comunican a sus fieles y creyentes sus opiniones y designios sobre la vida humana, sus doctrinas y sus dogmas. Si esto fuera cierto, independientemente de que hayan otras religiones (¿equivocadas?) que creen y adoran a dioses inexistentes, debiera haber al menos una religión donde todos sus fieles estuvieran totalmente de acuerdo en todo punto doctrinal, pues cuando hubiera cualquier disputa, duda o desacuerdo respecto de cuál es la postura correcta (a ojos de su divinidad) en cualquier situación, ya sea nueva o antigua, en vez de producirse peleas, debates teológicos, excomuniones o cismas o incluso guerras religiosas, en realidad los creyentes de esa religión consultarían (en forma personal) a su divinidad respecto de cuál es su opinión y la respuesta a ese dilema, y todos ellos obtendrían una misma única respuesta (en forma independiente), sin coacción, influencia o adoctrinamiento humano. Si ese no fuera el caso, esperaríamos ver numerosas sectas que se dividen en numerosos detalles doctrinales, y cada uno de ellos aduciría ser los que realmente siguen la voluntad divina, por revelación, en abierta contradicción de unos con otros.
  • Existencia de fantasmas: si al morir, aunque sea una fracción de los seres humanos permaneciera en la tierra en una forma consciente pero incorpórea en calidad de fantasma, veríamos muchos casos de asesinatos, herencias o discusiones respecto de la voluntad del fallecido donde el fantasma de la persona aportaría información vital para resolver el caso. En el caso de asesinatos, el fantasma, al tener acceso a sus recuerdos e incluso ser testigo directo de su propia muerte, podría aportar detalles tales como la ubicación exacta de su cadáver, del arma homicida, la identidad o descripción precisa del asesino, de manera que habrían múltiples casos policiales resueltos en forma precisa, rápida y aplastante por… la cooperación del muerto. Pero si los fantasmas no existen, nunca veríamos tal tipo de información venir de los supuestos fantasmas o sus espíritus, y cualquier comunicación con tales entes sería de tipo vago e inexacto.
  • Poderes paranormales: si poderes paranormales como la precognición, telepatía o telekinesis existieran y fueran una capacidad de rara ocurrencia pero factible para los seres humanos, en una población mundial de miles de millones como la actual, debiera haber una cantidad importante de seres humanos que en forma innata hubieran desarrollado tales capacidades desde pequeños y además un número de ellos sin duda podría usar tales habilidades para fines negativos, para sacar provecho ilegal de su habilidad. Si ese fuera el caso, deberíamos observar numerosos casos de personas que desbancaron exitosamente casinos, ganaron la lotería un sinnúmero de veces (con estadísticamente pocos intentos para lograrlo), serían unos genios inexplicables en las inversiones bursátiles, y un largo etc. Si no fuera el caso, veríamos nulos ejemplos de personas así.

¿Puede imaginar otras afirmaciones mágicas de la realidad habituales? ¿Puede imaginar cómo debería definitivamente ser la realidad si de verdad ese fuera el caso? ¿Es eso lo que observamos realmente en el día a día? Ese simple criterio podría dar muy buenas pistas para saber si estamos viendo realmente a un rey desnudo, o realmente los incompetentes y tontos somos... nosotros.

Referencias:

lunes, diciembre 28, 2015

Ideas y vacas sagradas intelectuales


Un pensamiento que me asaltó hoy. ¿Existen ideas que sean "vacas-sagradas", que deban ser exentas de crítica, duda y cuestionamiento?

TL;DR;: ¡No!
"Toda idea merece ser siempre cuestionada con la máxima dureza: las ideas que son ciertas, al ser cuestionadas solo se les puede sacar brillo, pues su veracidad se hará aún más evidente a ojos de todos; en cambio son las malas ideas, aquellas falsas o sin fundamentos, las que requieren de guardias intelectuales que aseguren que nadie las cuestione, transformando en tabú el dudar, y haciendo de la fe o de la creencia ciega una virtud, no sea que la gente incauta, ignorante o ingenua deje de creerlas..."
-- Yo, diciembre de 2015.

¡Oh, vaya sorpresa! Hoy era el día de los inocentes en Chile, que casualidad ¿no?. Parece que el Monesvol me quiso inspirar :-).

domingo, noviembre 01, 2015

«No» creyendo en Dios en un mundo adulto

Afortunados, ¿o no?
El ser ateo en el mundo actual, si ya bien no es una cosa tan rara, tan exclusiva, ni tan peligrosa como antaño (al menos en occidente), es algo en general privado, pues uno no anda en la vida presentándose ante la gente diciendo "hola, me llamo Daniel, y soy ateo".

Por ello, es interesante cuando se da la oportunidad de dar a conocer la visión personal de ser ateo, en especial ante un público interesado. Y esa oportunidad se dio el viernes 30 de octubre recién pasado. 

Daniel Sellés, colega escéptico de la Asociación Escéptica de Chile, y además miembro activo de la Sociedad Atea, había sido contactado en el pasado por profesores del área de la teología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, para dar una ponencia como ateo. Esta vez fue invitado nuevamente, y él tuvo la gentileza de invitarme a participar.

Así, este viernes 30 fuimos como invitados a una clase de la asignatura TTF065 "Creyendo el Dios en un mundo adulto", dictado por la profesora y teóloga Cristina Bustamante, quien nos invitó y nos permitió ofrecer a sus alumnos una visión de ateos vivos y de carne y hueso (más allá de Darwin, Nietzche, Marx y Freud), respecto de como uno hoy vive y llega a ser ateo. Como la profesora puntualizó, nuestras explicaciones en algunos casos coinciden con los planteamientos de esos antiguos "ateos", si bien ninguno de nosotros dos llegamos a serlo explícitamente por haber leído a tales autores o por estar directamente de acuerdo con ellos.

La profesora nos invitó a exponer nuestra visión "testimonial" de como nosotros llegamos a ser ateos y porqué. En la clase, además se nos hicieron varias preguntas de los alumnos respecto de nuestra postura, que creo que fueron muy interesante.

Yo en general pude contar mi "historia" de como llegué de creyente a ateo, contando varias etapas de mi vida, algunas de las cuales ya he relatado en este blog (como mi momento de anti-epifanía gracias a Tom y Jerry o cuando discurría en los problemas de volición de un Faraón), y otras que aún no lo he hecho, pero que quisiera hacerlo a futuro.

A continuación dejo una grabación del audio de la clase. Hubo un problema con el audio, por lo que en el minuto 15 hay un pequeño "gap" donde se perdió un par de minutos del audio, en donde Daniel Sellés daba la respuesta al sentido de la vida, el universo y a todo lo demás, por lo que quienes escuchen el audio tendrán que buscar su propia respuesta :-)


miércoles, octubre 28, 2015

La adorable hija del bandolero



Ayer terminé de ver con mis retoños los 26 capítulos de la serie "Ronja, la hija del bandolero", en su versión de animé realizada por el Studio Ghibli, a manos de Goro Miyazaki, hijo del mítico fundador del estudio, Hayao Miyazaki.


La animación es muy buena, aunque hay un gran choque al comenzar al verla, pues los personajes, a diferencia del animé tradicional, fueron realizados por CGI (computadora), como modelos 3D, lo que los hace por un lado mucho más volumétricamente reales, en especial en detalles de su cabeza y pelo, pero que a veces hace que sus movimientos sean algo irreales.

Y la historia es hermosa y emocionante. Está basada en el libro epónimo de la escritora sueca Astrid Lingren (1981) "Ronja Rövardotter". Después de ver esta serie, ¡me dieron de hecho ganas de leer el libro!

Ronja es la hija única de Mattis, el jefe de una banda de ladrones que asuela a los ricos mercaderes que cruzan el bosque. A sus 10 años, ella comienza su educación en el bosque, donde debe aprender a sobrevivir a las más diversas criaturas, naturales y mágicas. El bosque es un lugar idílico, pero a ratos amenazante, donde el peligro y la muerte acechan. En ese ambiente, Ronja va creciendo en madurez, hasta conocer a Birk, el hijo del líder de una banda rival de ladrones, con quien entablará una amistad secreta, donde su relación se verá permanentemente amenazada por las luchas y odios de sus familias rivales, debiendo luchar por su amistad, por su libertad y por su vida.

Como una muestra de lo encantadora que es la historia, les puedo contar que tener un chico adolescente ansioso de ver el siguiente capítulo de una serie puede ser "normal", pero cuando tienes a una chiquitita pre-escolar que obviamente no sabe japonés ni leer los subtítulos, pero que te pide desesperada poder ver el siguiente capítulo, dice mucho...

Acá dejo un regalo, en una canción de cuna que, para quienes vean la serie, les dejará un gran recuerdo...


Ookami, ookami
yoru no mori
onaka wa karaapo
suana wa samui

Ookami, ookami
acchi e wo ikki
kawaii konoko wa
yayashi nai

Ookami, ookami
yoru no mori
buta no shippo wo kurete yaru

omae wo onaka ga
choudo yoi dayo

Dato:

lunes, octubre 26, 2015

¿En teoría...?

Hace algunos días (re)publiqué en mi muro de Facebook una imagen publicada por la Fundación Richard Dawkins respecto de la diferencia entre una "ley" y una "teoría" científica:


Para mí eso es claro como el agua, pero como corresponde cuando uno duce algo en Facebook, nunca está libre de ser cuestionado, lo cual originó un diálogo donde ahondé en qué es una teoría científica, y para que no se pierda en el olvido de Facebook, mejor lo posteo acá para la posteridad :-).

¿Una teoría puede responder al porqué de algo?

Sin duda.

Pero, ¿una sola teoría basta para explicar el porqué de algo, o más de una puede hacerlo "satisfactoriamente"?

Se pueden plantear múltiples teorías para intentar explicar lo mismo, pero si es una teoría satisfactoria debe permitir ponerse a prueba, y ahí es donde diferentes teorías pueden plantear diferentes resultados teóricos, pero la evidencia finalmente determina cual teoría aun puede ser correcta, y cuál es definitivamente errónea.

Un ejemplo. Las cosas vivas suelen enfermar. ¿Porqué? Una teoría para explicar ciertas enfermedades es que dioses o demonios (¿enojados?) las causan; otra teoría sería que hay gérmenes transmisibles que las causan...

Entonces, puedes ponerlas a prueba: si la causa fueran dioses o demonios, aplacarlos, orarles o exorcisarlos debiera curar la enfermedad, pero un antibiótico no haría diferencia; en cambio, si la teoría de gérmenes es correcta, antibióticos y medicinas funcionarán, pero rezos y exorcismos no...

Ahora, con eso en mente se puede saber cual teoría explica mejor el origen de muchas enfermedades...

¿Entonces, se impone una teoría hasta que pueda aparecer otra teoría nueva que sostenga con mayor verdad o precisión la causa de algo?

Una teoría no se "impone", simplemente es la mejor disponible, y siempre en forma tentativa. Si una "teoría" literalmente se "impone", o simplemente se asume 100% cierta y 100% la verdad, entonces eso es dogma, no teoría.

Ahora, al plantear una teoría, esta hace predicciones de qué deberíamos ver y qué deberíamos no ver (como el caso de las teorías de demonios vs gérmenes para la enfermedad), y al ponerlas a prueba (examinando la evidencia del mundo real), podemos descartar ciertas teorías simplemente porque la realidad muestra que ella no opera de esa manera, y podemos mantener otras porque _hasta ese instante_ la teoría se apega a la realidad. Pero siempre en forma tentativa.

PORQUE: toda buena teoría que se precie de tal es tentativa y debe ser permanentemente sometida a prueba, y nuevas observaciones deben contrastarse contra la teoría; si ellas "cumplen" con las predicciones la teoría, podemos ganar confianza en que la teoría es bastante buena y acertada. Sin embargo en cualquier momento pueden aparecer observaciones que contradicen la teoría. Ello no significa que toda la teoría sea basura, necesariamente, pero claramente hay nuevas cosas que la teoría no explica o no lo hace suficientemente bien...

En ese último caso, se necesita estudiar esos nuevos casos "no explicados", y construir nuevas teorías más amplias, que expliquen (y predigan correctamente) no sólo todo lo antes conocido que la teoría antigua sí hacía, sino que además pueda hacerse cargo de las nuevas observaciones anómalas. Y si se logra, entonces la nueva teoría está más cerca de "modelar" y explicar mejor la realidad.

Un ejemplo: la teoría gravitacional de Newton logró muchos porqués: porqué los planetas orbitan el sol, porqué lo hacen en la forma y velocidad en que lo hacen, porqué "caemos" hacia el suelo, etc. Con esa teoría, se podían predecir los movimientos planetarios como nunca antes. Al punto que se pudo predecir la existencia de Neptuno y descubrirlo gracias a tal teoría; sin embargo, habían observaciones respecto de la órbita de Mercurio que simplemente no cuadraban con la teoría de Newton, desafiándola. Tuvo que aparecer Einstein con su teoría general de la relatividad, que no solo explicó TODO lo que la teoría gravitacional de Newton explicaba, sino que además explicó _al dedillo_ cómo se comportaba Mercurio...

Luego, las teorías deberían mejorar con el tiempo, y no es que muestren necesariamente "la verdad" o sean "más verdad", simplemente sus modelos son más precisos y por lo tanto permiten explicar mejor la realidad que nos rodea. Y si bien nunca se puede afirmar que una teoría que ha sido confirmada por innumerables observaciones es "cierta" en forma absoluta, pues siempre puede aparecer la observación fatal que la "invalida", el hecho que todas y cada observación conocida esté acorde a una teoría nos permite tener un gran grado de seguridad que la teoría como marco teórico es correcta hasta el límite mismo de lo que conocemos (o podemos conocer).

Bonus: hay una segunda imagen relacionada, para el deleite mental de algunos, y para el odio de otros ;-)


viernes, agosto 14, 2015

Pringao Howto (o Windows-es-fácil-Howto)

Hace años atrás que circula circulaba un entretenido documento llamado el "pringao howto", el cual ya no está disponible en su dirección original. Por algún motivo, el dominio de su autor, Santiago Romero, ya no se encuentra disponible, y casi todas las referencias en Internet a tal documento apuntan a ese dominio ahora no disponible.

Para evitar que este importante documento para  la humanidad se pierda en el olvido, es que lo republico aquí. Todo crédito por la autoría de este documento van para su autor original.

URL original: http://pinsa.escomposlinux.org/sromero/linux/pringao/