jueves, octubre 20, 2011

Falacias, Dios y Evolución

Una cosa que sorprende en un debate con personas religiosas o creyentes es el tipo de argumentos que usan para justificar sus creencias, y la manera en que intentan rebatir al conocimiento científico, en especial la teoría de la evolución.

En particular, yo estuve involucrado en un pequeño debate en un comentario de Facebook con una de estas personas. Para proteger a los inocentes, no voy a enlazar a comentario en cuestión, ni los nombres de la(s) persona(s) involucradas. Pero si he copiado textualmente alguno de sus comentarios, y voy a analizarlos en este post.

En este artículo voy a mostrar cómo se usan ciertas falacias a la hora de “demostrar” a dios, cuáles son esos argumentos, porqué no son correctos, y explicar qué es la teoría de la evolución por selección natural, y por qué las criticas típicas que se le hacen (como las de ese comentario) no aplican a ella o se basan en un profundo desconocimiento de que es la evolución y la ciencia.

Pónganse sus cinturones y espero que disfruten este safari de argumentos.

Qué es la teoría de la evolución

Antes de ir a ninguna parte es importante explicar y definir QUE es la evolución. Desconocer esto hace que mucha gente debata y discuta sin darse cuenta que están hablando de cualquier cosa menos de evolución.

La “evolución” es en su nombre completo la “teoría de la evolución de las especies por selección natural”. Fue propuesta por primera vez por Charles Darwin en 1859, quien después de años de estudios, un viaje a través del globo que incluso lo llevó a Chile, y después de observar multitud de especímenes de distintos lugares, se percató que todos los tipos de seres vivos, con sus diferentes especies y su distribución a través del planeta podían explicarse con una pequeña cantidad de supuestos:
  1. Los seres vivos se reproducen generando nuevos seres vivos de su misma clase y especie, pero los descendientes ocasionalmente manifestarán diferencias o variaciones graduales en su forma, color o cualquier otra característica fisiológica o anatómica respecto de sus progenitores.
  2. Las características y variaciones graduales a su vez son heredadas por la descendencia, quienes pueden a su vez en el tiempo presentar nuevas variaciones que pueden también ser acumulativamente heredadas por sus descendientes.
  3. Las variaciones pueden ser nocivas, llevando a la muerte al individuo, neutras, de manera que no lo afectan ni lo benefician o bien directamente beneficiosas, de manera que mejora su adaptación al medio ambiente en que vive.
  4. Los ejemplares que posean variaciones beneficiosas tienen ventajas sobre otros ejemplares de su misma especie que no tengan esa variación, es decir tienen más probabilidades de sobrevivir (conseguir más alimento, ser menos depredados, vivir más tiempo) y por lo tanto tienen más probabilidades de reproducirse y a su vez transmitir esa variación a sus descendientes.
  5. La selección natural predice que las variaciones beneficiosas que permitan mejor sobrevivencia y tasa reproductiva a largo plazo dicha serán predominantes en la población, pues en forma natural quienes no la tengan tienen menos probabilidades de sobrevivir, de manera que serán las características benéficas las que se transmitirán y predominarán en las nuevas generaciones.
  6. Finalmente, a través del proceso de acumulación de variaciones y selección natural, poblaciones completas de individuos de una especie pueden ir derivando a tener tal cantidad de diferencias y adaptaciones al medio respecto de la especie original que a la larga darán origen a una nueva especie diferente, sin perjuicio de que la especie “padre” pueda seguir viviendo en la misma zona o en alguna diferente.
Deduciendo estos principios y aplicando su idea nobel de la selección natural, Darwin descubrió el mecanismo que permitió la aparición de todas las especies de vida de la tierra.

Así como la postuló, Darwin tenía una serie de observaciones naturales respecto de las especies vivientes que eran explicables por su teoría de la evolución, pero estaba lejos de tener todas las pruebas que la validaran.

Sin embargo, después de su publicación en 1859, innumerables científicos que tomaron esta idea y la pusieron a prueba, y comenzaron a analizar diferentes evidencias tal como: la paleontología con el estudio del registro fósil, la geología con la datación geológica, la genética con una base real para la mutación y transmisión de características a través del ADN, la botánica y zoología para determinar las características comunes y diferentes entre individuos de diferentes especies, y así un largo etcétera, llegando a la conclusión que toda la evidencia que se encuentra en el mundo natural no sólo es compatible sino además es consistente con la teoría evolutiva. Esto ha dado lugar a que la teoría de la evolución por selección natural sea una de las teorías científicas con mayor cantidad de evidencia a su favor, de manera que muchos postulan que más que una teoría, en el sentido coloquial de la palabra, es un hecho demostrado por las innumerables pruebas físicas extraídas de nuestro mundo real.

Argumento de ignorancia

Las personas deberían argumentar dando razones positivas por los cuales sus conclusiones son correctas. Eso implica explicar cuál es la evidencia que justifica y respalda cada una de las premisas que desembocan en la conclusión que postula.

Sin embargo, frecuentemente las personas hacen razonamientos anómalos que superficialmente parecieran ser correctos y válidos lógicamente, pero en la práctica no lo son, y por lo tanto cualquier conclusión apoyada en ese argumento no tiene validez. Esto es lo que se conoce como falacia lógica.

En particular, una falacia muy común que la gente comete en sus razonamientos es el argumento de ignorancia.

El argumento de ignorancia, conocido también por su nombre en latín como argumento “Ad Ignorantiam” consiste en suponer que por el hecho de que la verdad de cierta afirmación no se ha demostrado, “por lo tanto” tal afirmación es falsa. O al contrario, si la falsedad de cierta afirmación no se ha demostrado, “por lo tanto” tal afirmación es verdadera. El error en el razonamiento consiste en suponer la verdad o falsedad de una afirmación basados en la ignorancia y no en conocimiento concreto.

Ejemplos de esta falacia serían: “Nadie ha demostrado que no haya un ser prehistórico en el lago Ness, por lo tanto el monstruo del lago Ness sí existe” o “La ciencia no ha podido demostrar que el origen de la vida sea un fenómeno natural, por lo tanto su origen es sobrenatural”.

Veremos más abajo un ejemplo real de su uso.

Una visión teísta de la evolución.

Aunque los científicos están extremadamente seguros de que la evolución es un hecho, mucha gente con formación religiosa y sin formación científica suele acusar que la evolución no es cierta, y que quienes la creen lo hacen engañados o sólo por fe.

En particular, en el debate que mencioné al principio de este artículo, la persona teísta hizo literalmente las siguientes afirmaciones (faltas de ortografía provienen del original):
  • “la teoría de la evolución tiene muchas dificultades, trabaja mucho con la fantasía, y NO con la realidad”
  • “digame como una persona mayor como ud. puede creer semejante disparate que es la teoría de la evolución, como una persona no hace uso de la razon y de la logica, y mas inportante aun DE LA REALIDAD.”
  • “veamos la REALIDAD digame; ¿cuando ha visto a un animal trnasformarse en PERSONA, en un SER HUMANO? NUNCA, SOLO la estupida afirmacion que eso ocurrio hace millones de años, por Dios”
  • “porque la tierra JAMAS se ha accidentado destruyendose completamente, que suerte mas grande, miren que conveniente […] por que la tierra no se ha accidentado y destruido totalmente? porque no se ha desviado de su orbita alrededor del sol? porque no ha cesado su movimiento en el espacio? demasiada suerte, maxime que aqui en la tierra ocurren todos los dias miles de accidentes, yo pienso que alguien, no se quien, quizas al que llamamos Dios es quien la mantiene asi”
  • “si las personas ateas no lo creen, esta bien, estan en su derecho, pero aqui al menos la experiencia cotidiana, ¿ no deberia inclinarnos a pensar que algo mas hay que la simple suerte? ¿no son DEMASIADOS años con esa buena suerte?”
  • “la evolución, segun tengo entendido que postula que el hombre desciende de un antepasado medio tosco, medio antropoide o similar a un primate, pero, ¿no hay mucha diferencia entre un animal y una persona?”
  • “¿ud. considera que su hijo es un animal?”
  • “¿nuestros padres, abuelos, tatarabuelos y asi sucesivamente hacia atras, no eran acaso personas? 800 años atras, ¿no eran personas las que escribian su historia? y 2000 años atras, ¿no eran personas los que escribieron la historia? y asi ud. puede ir sumando de 2000 en 2000 años hacia atras, hasta llegar a los alegados "millones de años", pero siempre encontrarà personas. ¿es asi o no es asi la realidad?”
  • “pero si rebuscamos el argumento por otro lado, e inventamos una serie de presupuestos y teorias, y alegamos lo que se nos ocurra por mucho que lo hagamos, ¿ por eso serà verdad?”
A continuación, analizaré estas preguntas y afirmaciones, basándome en lo dicho anteriormente de la teoría de la evolución y las falacias lógicas.

1. La evolución es fantasía y no realidad

Nuestra contraparte teísta afirmaba:
“la teoria de la evolucion tiene muchas dificultades, trabaja mucho con la fantasia, y NO con la realidad”
Es cierto que en un principio la teoría de la evolución tenía muchos problemas, el principal fue que no había suficiente evidencia que validara que sus postulados concordaban con la realidad. Pero como se ha explicado anteriormente, después de 150 años de estudio e investigación hay innumerables pruebas que avalan su veracidad.

En particular debe notarse que cualquier teoría que pretenda explicar algo necesariamente parte como una hipótesis, como una serie de afirmaciones que podrían o no ser falsas. En ciencia, una hipótesis debe ponerse a prueba repetidamente hasta confirmar que la realidad (y no la fantasía) es consistente con esta hipótesis, es decir:
  • Todas las evidencias que debieran apoyar la hipótesis aparecen y son consistentes con la hipótesis en cuestión.
  • Todas las evidencias que podrían contradecir o refutar la hipótesis no se observan en la realidad.
Sí después de analizar todas estas pruebas la hipótesis resiste todos los intentos por invalidarla ya sea su evidencia a favor falle o que la evidencia en contra aparezca, en tal momento en ciencia la hipótesis puede considerarse una ley natural confiable. Y si la hipótesis además engloba, explica y predice una gran cantidad de fenómenos (como el origen de todas las especies) se denomina una teoría.

Pero para que una teoría sea científicamente válida y validada, todas las observaciones de la realidad tienen que ser consistentes con ella. Y ese es el estado actual de la teoría de la evolución darwiniana, por lo que afirmar que se basa en fantasía es desconocer las pilas de evidencia que tiene a su favor, y la nula cantidad de pruebas en su contra.

Para mayor información acerca de las pruebas hay que recurrir a blogs especializados o a libros de divulgación, de los cuales recomiendo:

2. Creer en las teorías científicas
Nuestro amigo continua con:
“digame como una persona mayor como ud. puede creer semejante disparate que es la teoría de la evolución, como una persona no hace uso de la razon y de la logica, y mas inportante aun DE LA REALIDAD.”
En estricto rigor, nadie que se precie de entender de ciencia, como la ciencia funciona, y que es el método científico, creen en la ciencia.

Lo repito len-ta-men-te: Nadie que entienda de verdad la ciencia CREE en la ciencia.

Entonces ¿Por qué tenemos aún ciencia y científicos?

Porque los científicos no basan sus convicciones en CREER, sino en confiar en todo aquello que se base en evidencia concreta, que sea comprobable por medio de pruebas empíricas, que sea comprobable por terceros en forma independiente para evitar sesgos y engaños y que sea consistente en el mayor grado posible por la realidad.

Dicho en otras palabras: los científicos no necesitan creer en la ciencia y en sus resultados; los científicos saben que la ciencia funciona y que sus resultados son correctos porque tiene la evidencia disponible para confirmarlo una y otra vez si es necesario.

Luego, cualquier persona que no siendo científico quiera aprender de ciencias y de teorías científicas no necesita recurrir a la fe. Lo que tiene que hacer es entender cuáles son los razonamientos detrás de cada teoría científica, cual es la evidencia que las respalda, y si quiere explorar con mayor profundidad cuáles son esas pruebas, puede hacerlo sin que nadie oculte la información o le exija que crea por fe.

Por ello, ni es necesario “creer” en la evolución, porque sus pruebas son públicas y conocidas para cualquiera que de verdad quiera examinarlas, y es justamente a través de la razón y la lógica aplicadas a evidencia extraída de la propia realidad que la ciencia brilla con resultados sorprendentes.

3. Nadie ha visto un animal transformarse en persona.

Nuestro amigo creyente continua:
“veamos la REALIDAD digame; ¿cuando ha visto a un animal trnasformarse en PERSONA, en un SER HUMANO? NUNCA, SOLO la estupida afirmacion que eso ocurrio hace millones de años, por Dios”
En este caso, nuestro amigo tiene toda la razón. Nunca se ha visto, y nunca se va a ver, ni se vio tal cosa en el pasado.

De hecho, su afirmación es lo que se espera y PREDICE la teoría de la evolución.

Una de las características que se espera de la evolución es que sea gradual, porque las pequeñas mutaciones que se producen aleatoriamente en el ADN ocurren de a poco, durante cientos de miles de generaciones, y es sólo la acumulación de ellas las que lleva a una especie a transformarse en otra.

Entonces, es ABSURDO desde el punto de vista de la teoría de la evolución que de un huevo de cocodrilo surja un pato, o que un simio de zoológico tenga como hijo a un ser equivalente o igual a un humano. De hecho si tal fenómeno ocurriera, aunque fuera poco frecuente, sería una INCREIBLE prueba que derrumbaría la validez de la teoría de la evolución. Pero su propia NO ocurrencia es nuevamente prueba de que los postulados de la teoría son válidos.

Así que, esta afirmación, de que los monos o animales no tienen hijos humanos ni se transforman en humanos, dicha de labios de personas que intentan refutar a la evolución, en realidad muestra que no tienen idea de lo que están hablando, pues ni siquiera se percatan que este hecho es una prueba que se suma y le da más vigor a la teoría de la evolución.

Pero entonces ¿Cómo un primate da lugar a la aparición de un ser humano? Más de eso, abajo.

4. Los movimientos de la tierra y su no-destrucción prueban que Dios existe

Nuestro amigo teísta continua:
“porque la tierra JAMAS se ha accidentado destruyendose completamente, que suerte mas grande, miren que conveniente […] por que la tierra no se ha accidentado y destruido totalmente? porque no se ha desviado de su orbita alrededor del sol? porque no ha cesado su movimiento en el espacio? demasiada suerte, maxime que aqui en la tierra ocurren todos los dias miles de accidentes, yo pienso que alguien, no se quien, quizas al que llamamos Dios es quien la mantiene asi”
Nuestro amigo llegó unos 320 años tarde con su argumento. Aunque esto no tiene directa relación con la teoría de la evolución, es trivial de contestar. En una palabra: Newton.

Isaac Newton fue quien postuló la teoría de la gravitación universal y las leyes de la mecánica allá por 1687. Su teoría, como toda teoría científica, requirió poner en observación y prueba todos sus postulados y resulta que todos los cuerpos del sistema solar cumplen a cabalidad cada uno de sus postulados, literalmente sin desviarse y sin necesidad ni de la suerte ni de que nadie los mantenga.

En efecto, la atracción gravitatoria del sol es la que hace que los planetas, que al estar en movimiento, por la primera ley de Newton debieran seguir su viaje en línea recta hasta perderse en el espacio, en realidad curven su trayectoria de manera de formar una órbita. Para desviar o alterar el movimiento de un cuerpo se requiere la acción de una fuerza, y es efectivamente la fuerza de gravedad del sol la que hace ese trabajo, producto únicamente de su masa y de las masas de cada planeta. No hay nadie que necesite estar corrigiendo su trayectoria ni nada por el estilo, suerte incluida.

De hecho, para poder detener un planeta o alterar su órbita se requeriría de una gran fuerza que alterara la órbita de equilibrio que cada planeta tiene. En ausencia de cualquier perturbación externa, lo natural es que cada planeta persista en su órbita por miles de millones de años.

¿Y porque la tierra no ha sido “totalmente” destruida? Bueno, por el mismo motivo de que ninguno de los demás planetas lo ha sido, y es que una vez que el material original del sistema solar, gas, polvo y rocas, fue acumulándose hasta formar los planetas, hizo que cada planeta tuviera tal cantidad de masa y energía cinética que para poder “destruirlo totalmente”, digamos hasta dejarlo como el cinturón de asteroides, requeriría de un impacto con algún otro objeto de tal magnitud que hace que tal posibilidad sea mínima. Por supuesto asteroides han caído y caen en la tierra y en los demás planetas y lunas, pues todo el sistema solar está cubierto de cráteres o signos de impacto. Pero ellos podrían borrar de la faz de un planeta su atmosfera, su vida si la tuviera, pero aún así el planeta inerte seguiría circunvalando el sol por miles de millones de años más.

Entonces, ¿Qué espacio dejan esas preguntas y dudas de nuestro amigo para un dios “necesario”, una vez que se entiende el fenómeno ya explicado por la ciencia”? Simplemente: ninguno.

Y entonces ¿Por qué nuestro amigo invoca a Dios como explicación? Aquí entra en juego el argumento de ignorancia: él no conoce ni es capaz de comprender como es que los planetas orbitan alrededor del sol y/o se mantienen en órbita. Luego, dado que él ignora cuál es la respuesta, de esa ignorancia deduce que Dios es la única explicación razonable.

Pero, lamentablemente para sus argumentos, cada una de esas dudas tienen respuestas científicas simples y conocidas.

5. Hay algo más porque tenemos mucha suerte

Nuestro amigo continua:
“si las personas ateas no lo creen, está bien, estan en su derecho, pero aquí al menos la experiencia cotidiana, ¿ no deberia inclinarnos a pensar que algo mas hay que la simple suerte? ¿no son DEMASIADOS años con esa buena suerte?”
La verdad es que todos los días ocurren miles de accidentes. Pero es un hecho que no todos los días ocurren cataclismos naturales como la caída de un cometa o asteroide sobre la tierra.

Pero es un hecho que basta mirar la luna o la superficie de casi cualquier cuerpo del sistema solar para ver que están plagados de cráteres de impacto. Pla-ga-dos. Por ello, lo natural es pensar que el universo se mueve de manera que siempre es posible que sobre la tierra también ocurran ese tipo de cataclismos.

Pero si miramos la tierra, en general no se ve plagado de cráteres ¿Es eso mucha suerte para ser cierto?

La verdad, es que la tierra sí tiene muchos cráteres. El problema para encontrarlos es que a diferencia de muchos cuerpos del sistema solar, la tierra cuenta con una atmosfera que somete la superficie a una permanente erosión. Eso, sumado a la actividad volcánica y la deriva continental que sumerge la superficie terrestre, la deforma y la mueve, hace que los impactos antiguos se vayan paulatinamente borrando hasta ser prácticamente indistinguibles.

Pero la geología ha ido estudiando cada vez más en detalle la superficie de nuestro planeta, y en la práctica, se sabe con seguridad de que los cataclismos celestiales ocurren, y ocurren con cierta frecuencia. De millones de años, pero ocurren, y la geología y la paleontología muestran como esos impactos han extinguido a muchos seres de los que hoy solo conocemos a través de fósiles.

Y es así como entonces llegamos a una encrucijada: si la tierra sufre del mismo embate de impactos de meteoritos y asteroides que cualquier otro cuerpo del sistema solar ¿Qué debiéramos esperar si un dios todopoderoso quisiera hacer la tierra un lugar especial bajo su protección, libre de cataclismos? Bueno, lo que se esperaría de un ser así de portentoso es que haría que en la tierra no habría impactos de asteroides. La haría “diferente”. Y eso sería “más que una simple suerte”. Sería milagrosamente imposible, y una prueba irrefutable de que sobre la tierra hay “algo más que la simple suerte”.

Pero, la evidencia geofísica nos muestra que la tierra no tiene ninguna suerte mejor que otros planetas en este tipo de cataclismos. Si la ausencia de ellos debiera ser una prueba de la existencia de Dios, la completamente normal frecuencia de cataclismos cósmicos es en realidad evidencia en contra suya.

6. Los animales y humanos somos muy diferentes:

Nuestro amigo creyente continua:
“la evolución, segun tengo entendido que postula que el hombre desciende de un antepasado medio tosco, medio antropoide o similar a un primate, pero, ¿no hay mucha diferencia entre un animal y una persona?
La verdad, no. No hay demasiada diferencia en demasiados aspectos: somos mamíferos, compartimos la misma bioquímica que el resto de la vida en la tierra, tenemos el mismo tipo de necesidades vitales, estamos sometidos a los mismos riesgos vitales que afectarían a otro animal, y nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos al igual que todo el resto de la vida animal.

Pero somos diferentes. Tenemos un neocortex cerebral mucho más desarrollado que el más desarrollado de los primates, y eso nos da la ventaja de tener consciencia de nosotros mismos, tener acceso al pensamiento abstracto, y así hemos podido tomar control del medio ambiente como ninguna otra especie lo había hecho hasta ahora.

Sin embargo, sin perjuicio de que esas diferencias nos hacen ser bastantes diferentes de otros seres vivos, son más las similitudes que las diferencias, y no en vano compartimos partes del ADN que hasta un gusano de tierra tiene, y que en particular con los chimpancés y bonobos, nuestro ADN es cerca de un 99% similar.

7. ¿Es mi hijo un animal?

Nuestro amigo pregunta:
“¿ud. considera que su hijo es un animal?”
Biológicamente hablando, claro que lo es. Tal como expliqué en la pregunta anterior, nuestra biología acusa cuan similares y cercanos somos a toda la vida en la tierra.

Pero, ya que somos seres que evolucionamos hasta tener una inteligencia superior (respecto de otros animales) y consciencia, el que en la práctica seamos animales, mamíferos, homínidos, primates y homo sapiens sapiens, nada de eso nos obliga a “comportarnos como animales”.

Gracias a nuestra inteligencia y pensamiento abstracto, hemos construido sociedades basadas en reglas éticas, morales y principios de civilidad que nos han ayudado a potenciarnos como especie. Reconocer que somos animales es sólo ser honestos con nosotros mismos y con nuestro origen.

Pero no estamos condenados a imitarlos, al menos no voluntariamente.

Así que mi hijo es un animal, pero un animal inteligente, racional y consciente.

8. La paradoja del ancestro

Llegamos a una de las preguntas más interesantes de nuestro amigo, una que de verdad merece una respuesta seria. El plantea:
“¿nuestros padres, abuelos, tatarabuelos y asi sucesivamente hacia atras, no eran acaso personas? 800 años atras, ¿no eran personas las que escribian su historia? y 2000 años atras, ¿no eran personas los que escribieron la historia? y asi ud. puede ir sumando de 2000 en 2000 años hacia atras, hasta llegar a los alegados "millones de años", pero siempre encontrarà personas. ¿es asi o no es asi la realidad?”
Cada uno de nosotros es un ser humano. Nacimos de nuestros padres, que eran humanos. Quienes nacieron de otros seres humanos. Y si nos remontamos en el tiempo, tenemos que reconocer que hace 500, 1000, 2000, 3000 años atrás, nuestros ancestros eran, adivinen, humanos.

Y obviamente la tentación es suponer que si durante “tanto” tiempo ha sido así, no hay ninguna razón para pensar que de seguir retrocediendo, siempre encontraríamos un humano teniendo hijos humanos, así hasta el inicio de los tiempos. Pero entonces nunca habría el espacio para que descendiéramos de un primate, o bien, tendría que darse el imposible caso que un primate primitivo y peludo de improviso diera a luz a humano lampiño y… humano, cosa que ya se explicó carece de sentido. Entonces ¿Cómo la teoría de la evolución puede salvar este “imposible” problema?

Este problema es conocido como la “paradoja de la primera persona”, o en inglés “the ancestor paradox”.

Una bella explicación es posible encontrarla publicada en un artículo del 15 de octubre de 2011 en el blog de Amazing.es, la que copio acá:


¿Quién fue la primera persona? Esta pregunta es el título de uno de los capítulos del último libro de Richard Dawkins, “The Magic of reality”, en el que plantea la paradoja de la clasificación por especies. Para comprender su pregunta, Dawkins pide que realicemos un experimento mental y nos imaginemos una pila de fotografías, un inmenso álbum familiar que iría de nuestra foto a la foto de nuestro padre, de nuestro abuelo y así hasta abarcar 185 millones de generaciones. Aparte de que la columna de fotografías sería más alta que los rascacielos de Nueva York, ¿qué nos encontraríamos?
“Nos encontramos con la respuesta paradójica de que nunca hubo una primera persona“, asegura Dawkins, “porque cada persona nacida pertenece a la misma especie que sus padres, y puedes ir tan atrás como quieras en el tiempo, sacar una fotografía y descubrir que tu abuelo de hace 185 millones de años era un pez. En principio puede resultar paradójico, pero cada una de las generaciones pertenece a la misma especie que sus padres“. El término “especie”, por tanto, es una convención humana para explicar las diferencias genéticas entre animales separados por miles de generaciones en lugar de una generación con la siguiente.
El truco evolutivo, como siempre, está en que el proceso es increíblemente gradual, y algo con lo que estamos familiarizados, asegura Dawkins, porque todos empezamos como bebés, después somos niños, luego adultos… y nunca hay un momento en que uno pueda decir ayer era un adolescente y hoy es un hombre. “En la evolución pasa lo mismo”, insiste, “si todos los ancestros estuvieran vivos, habría un continuo completo entre todas las criaturas. Nunca hubo un padre Homo erectus que dio a luz a un bebé de Homo sapiens“, concluye, “siempre habrían sido clasificados, si hubiera habido un taxónomo por aquel entonces, como miembros de la misma especie”
(Si le gustó la explicación aquí citada, le sugiero visitar el link original arriba indicado, donde además se ofrece un instructivo video).

Entonces, ¿Cómo es que los humanos aparecimos? La explicación, como indica Dawkins, es que fue la acumulación de cambios graduales la que fue dando origen a seres cada vez más y más parecidos a los humanos. O si retrocedemos en el tiempo, veríamos siempre humanos, pero de pronto los humanos, que aún reconoceríamos como tales, serían curiosamente más pequeños, tal vez algo más peludos, un poco más encorvados, sus brazos ligeramente más largos… pero si tomáramos ese “humano” y lo pusiéramos al lado de un humano moderno, veríamos que tendría demasiadas diferencias para pasar desapercibido en un centro comercial, sin que la gente se diera vuelta para mirarlo, aún si estuviera correctamente vestido a la usanza moderna.

Sin embargo, el padre de ese “humano” no tendría ninguna diferencia fuertemente apreciable con este hijo suyo, ni nuestro “humano” con sus hijos. Ninguno de ellos tampoco esperaría ni podría haber concebido biológicamente a un humano moderno caucásico y lampiño de una generación a otra, a quien probablemente habrían encontrado extraño, amorfo y directamente raro.

Siguiendo esta misma progresión (o regresión), llegaríamos a esos primitivos homínidos como Lucy (Australopitecus Afarensis) o un homínido similar. Quien a su vez tendría como padres un homínido similar a él y como hijos a otros homínidos como él.

Sólo entendiendo que la evolución opera como un proceso progresivo, pero lento y que abarca miles de generaciones, es posible entender que el esperar retroceder viendo siempre humanos como nosotros es incluso imposible gracias a la acumulación (o des-acumulación si fuéramos retrocediendo en el tiempo) de alteraciones y mutaciones genéticas.

Así que a la pregunta “siempre encontrará personas. ¿Es así o no es así la realidad?”, la respuesta es NO, la realidad es diferente, variando lentamente. Pero es eso ¿Realidad? ¿O sólo estamos hablando de especulación y fantasía?

Esto que se acaba de explicar ha sido comprobado no sólo a través de los múltiples fósiles homínidos que han sido encontrados y catalogados, sino que además a través de los estudios genéticos de humanos, primates y del análisis de los restos fósiles de nuestros primos y parientes ultra cercanos como los hombres de Neandertal. Al comparar todos estos registros de ADN, no sólo podemos saber que ADN compartimos con ellos, sino que ADN mutó en nuestro camino evolutivo, y que nos llevó a ser una especie diferente de ellos.

9. Suposiciones, “teorías” e inventos. ¿Es eso ciencia?

La última afirmación de nuestro amigo creyente es:
“pero si rebuscamos el argumento por otro lado, e inventamos una serie de presupuestos y teorías, y alegamos lo que se nos ocurra por mucho que lo hagamos, ¿ por eso será verdad?”
Nuevamente tiene toda la razón en su pregunta. La respuesta es: NO, por ningún motivo así algo se convertiría en “verdad”.

Es decir, si queremos “demostrar” que algo es verdad, no es sensato, racional ni científico basar nuestras demostraciones inventando supuestos, dando nuestras hipótesis por ciertas, y “alegando lo que se nos ocurra” como una prueba de su verdad.

Pero, afortunadamente la ciencia NO trabaja de esa manera.

Cuando en ciencia alguien aventura una explicación nueva para algún fenómeno, eso se llama simplemente una “hipótesis”. Una hipótesis es una afirmación o explicación que podría o no ser correcta, podría o no ser verdadera. Solamente después de mucha experimentación, y después de que las pruebas se acumulan a su favor, una hipótesis puede ser validada y considerada científicamente correcta, aunque tentativamente “verdadera”, pues siempre podría aparecer una nueva evidencia que contradiga la más sólida teoría, y que requiera que los científicos deban idear una nueva hipótesis más poderosa que englobe todo lo conocido y la nueva observación, a través del mismo proceso riguroso.

Dado que así funciona la ciencia, las personas que acusan a la ciencia y las teorías científicas de ser falsas, basadas en especulación, fantasía, irrealidad, fe, basadas en ocurrencias sui generis y sin ninguna prueba, pueden afirmarlo así porque:
  • No entienden como trabaja la ciencia ni cómo opera el método científico.
  • No entienden que plantea una cierta teoría científica.
  • No entienden o nunca han evaluado cuales son las pruebas que apoyan las teorías científicas.
  • Pueden entender una o más de las anteriores pero por motivos filosóficos o teológicos se niegan a aceptar la evidencia y sus conclusiones, y para efectos de “neutralizar” a la ciencia, entran en una actitud hostil y absolutista, donde la ciencia no tiene nada que decir ni enseñar. Por ejemplo, el “creacionismo”.
Ante este tipo de actitudes, no queda más que decir que no hay peor sordo que el que no quiere escuchar, ni peor ciego que el que no quiere ver.

Conclusión

De todo lo expuesto anteriormente, espero que quede claro que no basta un simple argumento para poder “invalidar” la teoría de la evolución, ni basarse en la ignorancia directa o en argumentos de ignorancia u otras falacias para refutarla.

Espero que los planteamientos de esta persona creyente haga eco en alguno de ustedes ya sea que también piense como él, o bien que no lo haga pero conozca otras personas con similares ideas.

domingo, octubre 16, 2011

Un mensaje inesperado


Recibí carta, un mensaje privado a través de Facebook en realidad. Es un mensaje de una amiga de un amigo, quien, a pesar de que no nos conocemos ni estamos mutuamente en los contactos del otro, me escribió una respetuosa y razonada carta.

Ya ofrecí a esta persona una respuesta directa a través de Facebook, pero por lo largo de la carta y lo interesante de sus argumentos y planteamientos que hace, y lo largo de mi respuesta (sorry), es que creo que puede ser de provecho el ofrecer a cualquiera que tenga inquietudes similares en estos temas tanto el mensaje original como mi respuesta. Para quien lea esto, espero que lo disfrute y le aporte puntos de vista novedosos o que le sean de provecho.

Por motivos de privacidad, mantengo la identidad de esta persona en anonimato, por cuanto el mensaje no fue público, y creo que lo que describe respecto de su vida personal es suficientemente genérico como para evitar cualquier identificación.

Hola Daniel,

Primero que todo quiero pedirte que disculpes mi atrevimiento al escribirte, digo por que no nos conocemos ni formo parte de tu círculo de amigos...pero al leer todo lo que tus amigos te dicen surge en mi la necesidad de escribir estas linea.

Te cuento, soy una mujer profesional con bastantes estudios, magister incluido; me gusta leer, investigar y averiguar aquello que me provoca inquietud...me gusta razonar, aterrizar las cosas y buscar los pro y los contras, me gusta la ciencia, el campo de la investigación y el desarrollo abrumador de la tecnología... pero cuando llego al final de una información, descubrimiento o teoría siempre surge en mi mente racional y con mayor razón en mi corazón, la siguiente pregunta...ok, esto o aquello que la ciencia plantea digamos que es "la verdad", pero... ¿cómo comienza todo, cuál es el principio de todo, de dónde surge la partícula, la célula, la ecuación primera que da el movimiento, la función, el ser y el hacer de las cosas?, ¿quién le dice a las células que deben unirse de acuerdo al órgano que formarán y que darán vida a un nuevo ser humano dentro del vientre de una mujer, quién le dice al universo que siga expandiéndose, quién le dice a a la naturaleza que siga haciéndonos bien a pesar del daño que nosotros le causamos?.

Me casé con un ateo y su tema favorito era Dios, lo culpaba de todo lo que sucedía y de lo que no sucedía también, él siempre lograba intranquilizarme, molestarme y al final terminábamos peleados...cierto día comenzó con su discurso de siempre, mientras veíamos un programa, el tema era la prostitución infantil, él hizo el siguiente comentario: si Dios existiera, esto no pasaría, y si existe por qué permite que esto suceda?.

Por primera vez en mucho tiempo no me enojé con él, solo lo miré y una sensación de alivio me invadió, mirándole a los ojos le respondí: amor, la respuesta a tu pregunta es simple, conozco una familia que ama a sus hijos y se que aunque el padre no cree en la existencia de Dios, es capaz de amar tanto a sus pequeñas que sería capaz de cualquier cosa antes de permitir que sus hijitas se prostituyeran, ese hombre eres tú...siempre el ser humano, desde que aparece en la faz de la tierra a querido cuestionar a Dios, recuerda que la Biblia nos relata que cada cierto tiempo los pueblos desechaban a Dios, lo que sucede hoy no es novedad, el hombre ama más las tinieblas que la luz y eso es real uno lo ve todos los días, se prefiere lo tangible, lo concreto, lo real, racional, la supuesta lógica humana, lo que está de moda... esta de moda ser gay, pues todos quieren ser gay, esta de moda faltarle el respeto a las autoridades, pues hagámoslo, por que es la moda, hay que ser ateo por que eso la lleva, pues que te lo impide seamos ateos por que quizás así llamaremos más la atención, seremos reconocidos dejaremos de vivir en el anonimato, a otros les da por subirse al metro y disparar no importa a quien, otros entran a un colegio y matan a quien se les cruce por delante...te fijas?, es difícil comprender por qué de pronto tomamos tal o cual decisión. Yo no pretendo cuestionar tu decisión, lejos esta de mi emitir tal juicio, solo quise escribirte para decirte que, no importa lo que creamos, no importa si discutimos sobre quien tiene la razón o quien está equivocado, al final del camino de cada hombre y mujer nos encontraremos con algo que no podemos vencer o no por que no la veamos diremos que no existe, me refiero a la muerte... mi madre era una mujer analfabeta, pero nunca he conocido ser humano más sabia que ella, dentro de su simplicidad tenía una sabiduría impresionante y cuando ella partió de nuestro lado me dejó una gran enseñanza y quiero compartirla contigo hoy, es tan simple mi querido Daniel... saber PARTIR EN PAZ, sintiendo que nada debes, nada te deben y nada debes temer...después de todo lo que he vivido, de todo lo que me queda por vivir, de lo que he aprendido, de lo descubierto, del conocimiento empírico, de los estudios, etc, etc...al final, estoy convencida que lo único realmente valioso es dejar un grato olor, hermosos recuerdos, buenas enseñanzas y una partida serena, de vuelta al hogar. Eso lo aprendí viviendo, junto a mi madre día y noche, la última semana de su vida en esta tierra.

No sé que pasa por tu mente y tu corazón en este momento de tu vida, no te conozco, no tengo la intención de emitir juicios en tu contra, no podría por que como bien dice tu nombre (Daniel), Dios es tu juez... solo quiero decirte que, a veces, la mucha razón, nubla lo real, lo que está frente a nuestra nariz, aquello que se nos regala para disfrutarlo y ser feliz...Siento que estás buscando probar que Dios existe...prueba demostrar que no existe.

Sabias que Einstein trató gran parte de su vida, hasta sus últimos años, de DESCUBRIR el misterio de Dios, respecto de las leyes del universo, Einstein creía en un "Dios que se revela en la armonía de todo lo que existe. Deseaba conocer "cómo Dios había creado el mundo" y resumió sus creencias religiosas de la manera siguiente: "Mi religión consiste en una humilde admiración del ilimitado espíritu superior que se revela en los más pequeños detalles que podemos percibir con nuestra frágil y débil mente".

Cuando supe eso me emocioné, pensar que un científico tan brillante y reconocido fuese capaz de comprender tal misterio, es magnífico, maravilloso.

Te dejo una frase de Albert Einstein:

"El azar no existe; Dios no juega a los dados".

Bueno Daniel, deseo lo mejor para ti, que encuentres aquello que anhela tu alma, que tus dudas, incertidumbres e inquietudes encuentre en esta vida y en su tiempo una respuesta incuestionable de tu mente, razón y sobre todo en tu alma y espíritu.

Gracias y reitero, mil disculpas por mi intromisión.

Hola,

Gracias por escribirme. No siento ningún malestar por que me hayas escrito. De hecho tengo un blog, y en los comentarios varias veces he tenido conversaciones largas con personas que no me conocen, no conozco, y tal vez nunca conozca en persona. Sin embargo te agradezco el tono y la buena voluntad que veo en tus palabras. Eso no siempre lo logro ver cuando converso con personas de este tipo de temas.

Ofreces argumentos buenos e interesantes. De hecho, de alguna forma u otra pasé por considerar esos argumentos que tú planteas y por muchos otros más en algún momento del camino que me llevó de ser cristiano a ser ateo. Créeme que llegar a mi postura actual no fue por tirar una moneda al aire o por encogerme de hombros y considerar que el ateísmo era la respuesta más fácil. Lo hice porque después de analizar cada una de esas cuestiones, el ateísmo es la respuesta más honesta.

Es cierto que la razón y la ciencia han encontrado respuestas a muchas cosas que antes se consideraban mágicas, desde entender que son los rayos a poder volar. Sin embargo en los límites de la razón y la ciencia, las preguntas que planteas no tienen respuesta o no se han encontrado aún. ¿Cuál es la respuesta intelectualmente honesta a tales interrogantes? Pues bien, esa rspuesta es: NO SABEMOS cuál es la respuesta. Pero porque no se sabe es que hay equipos de personas trabajando en empujar la frontera del conocimiento, y así es que en los últimos 100 años se han hecho descubrimientos asombrosos, desde el ADN, la mecánica celular, o la misma expansión de las galaxias como un hecho.

Pero si nosotros, como seres conscientes, en ese límite nos encogiéramos de hombros, dijeramos “No sabemos, así que seguro... ¡Dios lo hizo!” y diéramos media vuelta felices de haber encontrado “una respuesta”, pues entonces la ciencia y la tecnología se encontrarían estancadas en los mismos conocimientos de hace centenares de años.

Básicamente suponer que siempre Dios está siempre un paso más allá de lo que no sabemos, simplemente porque no lo sabemos, es caer en dos falacias lógicas.

La primera es conocida como el “Dios de los huecos”, que es asumir o argumentar que cualquier cosa que la ciencia no sabe o que no puede explicar es un argumento y una demostración de la existencia de Dios. El problema es que esta forma de pensar hizo sentir (en los inicios de la ciencia) muy seguros a los teólogos y creyentes. Pero en la medida que la ciencia ha ido avanzando a pasos agigantados, los huecos de “desconocimiento” se han ido reduciendo o desapareciendo, y muchas razones que antes eran “prueba segura” de la obra de Dios hoy se sabe que tienen explicaciones completamente naturales.

La segunda falacia, base de la primera, es el argumento de ignorancia o Ad Ignorantiam, que es afirmar que lo que uno cree es cierto o lo que el otro plantea es falso “porque” no sabemos cuál es la respuesta y no se puede demostrar lo contrario. Es como decir: "Esta persona sufrió una recuperación inesperada que no puede ser explicada por la ciencia (no sabemos...), por lo tanto es prueba de la acción divina..."; tal tipo de razonamiento es inválido no porque la respuesta no pudiera ser esa, sino por el sencillo hecho de que si el motivo es que NO SABEMOS, concluir cualquier cosa a partir de eso no tiene sentido.

En el ejemplo de la sanación, usando un mismo caso como evidencia un familiar cristiano podría aducir que la sanación fue gracias a Cristo o a Dios, mientras que un familiar musulmán podría decir que fue gracias a Alá, y un tercer familiar New Age podría decir que fue gracias a los médicos curanderos brazileños o a la influencia de los astros ¿Cuál de ellos tiene razón? Puedo suponer cual sería tu respuesta, pero la verdad es que no veo ninguna razón para considerar ninguna de ellas más válida que las otras sin contar con información adicional e independiente al "milagro" que demuestre que alguna de esas afirmaciones de existencia de divinidades o poderes son reales. Y al no tener razones adicionales, la respuesta razonable es el ateísmo.

Yo, en la época que fui creyente, nunca cuestioné el hecho de porqué Dios permitía el sufrimiento de la gente. En especial de la gente creyente. Siempre racionalizaba que tal vez el sufrimiento de una persona, aún en forma injusta (Ej. Job) podía por algún motivo que nosotros no conocíamos (pero Dios sí) y que podía servir para la causa divina. Hoy siento que tal respuesta es inválida por lo siguiente: Si Dios es un ser todopoderoso y quiere dar un mensaje a alguien, basta que se le aparezca, aunque sea en sueños, lo enferme y luego lo sane en forma milagrosa, lo toque a él/ella como sólo el podría saber con tal de que la persona reciba el mensaje, etc.. Pero afectar a terceros, acabando con sus vidas o truncándolas y arruinando sus vidas y las de otras personas con el objeto de dar un mensaje a otra persona me parecería de una perversidad tal que es indigna de un supuesto Dios amoroso. Sería como que en vez de dejar ciego a Saulo en el camino a Damasco, Jesús o Dios hubieran hecho caer fuego del cielo a todo su séquito y a sus familias ante la presencia de Saulo mientras una voz en off dijera: “¿Ves, Saulo? Mejor te haces cristiano...”. Criminal. O como pensar que sería justo que Dios hiciera caer un avión o produjera un choque múltiple con cientos de muertos para darle algún tipo de mensaje a un rescatista, cuando como ser todopoderoso le era trivial simplemente comunicarse con el rescatista en un primer momento sin necesidad de matar a nadie.

En el fondo, responder el porqué del sufrimiento del mundo es el problema de la TEODICEA, y si a tu esposo y a tí les parece un tema interesante, les recomiendo leer el libro (en inglés) de Bart D. Ehrman titulado “God's Problem: How the Bible Fails to Answer Our Most Important Question--Why We Suffer”. Creo que el título en el fondo dice cual es la conclusión de Ehrman, pero es interesante el análisis que él hace, pues el enfoca TODAS las posibles respuestas que da la Biblia al problema del sufrimiento, que incluso son contradictorias unas a las otras, y las razones concretas por las cuales ninguna de ellas tiene base para ser una respuesta convincente.

Discrepo contigo en cuanto “ser gay” sea cosa de modas. Las personas que son gays lo son porque por algún motivo ellos sienten atracción por personas de su mismo sexo, y repulsión por las del sexo opuesto, de la misma manera que tú te sientes atraída por el sexo opuesto y sentirías repulsión por personas del propio. Nadie “elige” ser heterosexual, o más aún, sentirse heterosexual por un tema de modas. Considero que lo mismo ocurre con las personas gay. No descarto que haya gente que pueda probar tales tipos de conducta por razones de moda, pero si ocurre así serían una minoría, ya que muchas personas son homosexuales a costa de tremendos problemas familiares, sociales y laborales, y decir que han pasado por todo ese calvario por “moda” me parece inapropiado. Más bien yo considero que hay que respetar la condición sexual de cada uno, nos guste o no tal o cual opción. Si yo, como heterosexual, no siento atracción por otros hombres, no veo porque nadie debería intentar imponerme una condición sexual que no me representa. Lo inverso es exactamente igual de válido.

Y en cuanto al ateísmo como “moda”: En realidad puede haber personas que están en cualquier postura por moda. Pero eso no es razón ni a favor ni en contra de tal postura. La validez de cualquier postura social, política o religiosa no va de la mano de si es de moda o no o de cuantos millones creen o no creen, apoyan o no apoyan cierta postura. Por ese motivo, el cristianismo, si fuera cierto, lo tendría que ser ya sea en el mundo de hoy en donde hay millones de personas cristianas en todo el mundo, o cuando eran apenas 50 personas en la clandestinidad en la mitad de Israel del siglo I. No es lo que cuenta las modas ni la cantidad de personas que creen lo que hace algo cierto, sino las razones de fondo, los argumentos y la evidencia que respalda cada postura.

Estoy de acuerdo contigo de que la muerte es un gran límite, y que terminar nuestra vida en paz, con tranquilidad, habiendo hecho lo que sentimos correcto, y habiendo dejado enseñanzas o dejado en algo diferente este mundo para mejor, entonces, sí, estoy 100% de acuerdo contigo. Espero que así sea en mi caso. Ah, y como en el pedir no hay engaño, me encantaría poder “disfrutar” de una muerte que no sea cruenta, especialmente dolorosa o con un sufrimiento innecesario.

Cuando dices “a veces, la mucha razón, nubla lo real, lo que está frente a nuestra nariz”, creo que hay algo que no me cuadra en esa figura que usas de la realidad: Si algo es real, si está frente de nuestra nariz, es posible que no lo veamos, o que sea difícil de ver, como cuando buscamos las llaves que están puestas en la puerta, o los anteojos que tenemos en la mano mientras los buscamos vanamente por toda la casa. Pero el hecho que en ocasiones “no percibamos” ciertas cosas que son reales no las hace menos reales. El detalle es el siguiente: si algo es real, tiene que dejar alguna señal clara de su realidad en el mundo real, percibible de alguna manera, y así más temprano que tarde uno mismo termina dándose cuenta de que todo ahí esta, las llaves en la puerta y los anteojos en nuestra mano. Puede ocurrir que nosotros nunca veamos eso real pero alguien más, pero nuestro hijo de 4 años levantará su manito y apuntará a la puerta o a nuestra mano, y no nos quedará más remedio que reconocer que tiene razón. Porque las llaves son reales. Los anteojos también.

Pero cuando hablamos de algo supuestamente real para lo cual no hay ninguna evidencia comprobable, y sólo tenemos testimonios de personas que apuntan en alguna dirección (y podemos creerles a priori), pero que cuando miramos y buscamos en esa dirección, con mucha atención, seriedad y cuidado, entonces nada encontramos por más que se revisa cada rincón, cada detalle ¿Qué se puede pensar? En general, la ausencia de pruebas es una característica de las cosas no reales, como las voces que escucha un esquizofrénico, que por más que diga “Pero escuchen, ¿Acaso no oyen?”, ningún oido, ningún instrumento, ni ninguna técnica nos permitirá escuchar algo que no es real, sin importar cuanto tiempo, esfuerzos y recursos coloquemos en escuchar las voces que él escucha.

Y cuando dices “Siento que estás buscando probar que Dios existe...prueba demostrar que no existe”, en parte tienes razón: Por mucho tiempo busqué pruebas de que Dios existía. Yo no quiero creer, quiero saber. Porque por creer perfectamente podría ser cristiano, mormón, raeliano, musulman, cienciólogo o seguir la religión que se te ocurra, y en cada caso creer de todo corazón que son ciertas. Pero en la práctica ninguna religión ofrece pruebas reales y válidas. Sólo testimonios que al analizarse con cuidado se deshacen en las manos. Por ello terminé siento ateo: porque no hay evidencia que apoye la existencia de un dios. Y no es que haya hecho mis propios (y limitados) experimentos y hayan fallado; busqué en cada argumento teológico que he podido encontrar encontrar, el argumento ontológico de Anselmo, el motor inamovible de Aquino, argumentos de todo tipo, y la verdad es que en el fondo NINGUNO es convincente, o si lo son en algún grado a lo más muestran que Yahweh es un dios real sin demostrar nada, porque el mismo argumento podría usarse para demostrar la supuesta realidad de cualquier dios con tal que digamos como condición previa que ese es el dios creador, por lo que en la práctica, no son satisfactorios.

Y cuando hablas de “probar lo que no existe”: Ya que te defines como una persona que “gusta razonar, aterrizar las cosas y buscar los pro y los contras”, te cuento que lo que propones no tiene sentido desde un punto de vista racional, porque “probar o demostrar la inexistencia de algo” es imposible, y racionalmente insensato; con esa lógica se quemaron a miles de mujeres en las cazas de brujas, y se torturó a miles de inocentes durante la inquisición. Porque ¿Qué tipo de pruebas puede presentar alguien de algo que no ocurrió? Por eso, demostrar la inexistencia de algo se llama PRUEBA DIABÓLICA, y es algo rechazado por la razón como una manera de llegar a la verdad. Por ello para llegar a la verdad lo correcto es todo lo opuesto, el asumir la “carga de prueba”: quien hace la afirmación positiva de existencia de algo debe presentar pruebas positivas de ese algo. Sólo las cosas que positivamente existen, ocurren o pasan pueden dejar evidencia para evaluar, y es responsabilidad de quien apoya tal afirmación presentar esa evidencia a quienes duden o no la conozcan.

En este caso, si hay personas que “saben”, les consta y tienen pruebas de que Dios existe y es un ser real, es tarea de ellos probarlo y ofrecer esas pruebas contundentes y concluyentes a toda la humanidad. Pero, ¡Adivina qué! Ninguna religión ni postura religiosa ha sido capaz de ofrecer tales pruebas, y es por eso que más temprano que tarde terminan exigiendo o sugiriendo tener “fe” en lo que postulan, porque no tienen evidencia real que ofrecer, o peor, muchas veces la realidad ofrece evidencia en contra de la existencia de los seres sobrenaturales que ellos proponen.

Respecto de Einstein, te comento que moderes un poco la emoción, e investigues un poco más en que era lo que planteaba de verdad Albert Einstein. Es un hecho que él creía en la idea de Dios propuesta por el filósofo Baruch Spinoza, que es otra forma de decir que el universo y la realidad material es Dios. Eso implica que para Einstein lo que el denomina Dios no es el Dios personal que los creyentes creen que Einstein propone tras esas palabras. Y no lo digo yo, es lo que dice el propio Einstein:

Durante la etapa primitiva de la evolución espiritual del género humano, la fantasía de los hombres creó dioses a su propia imagen que con su voluntad parecían determinar el mundo de los fenómenos, o que hasta cierto punto influían en él. El hombre intentaba atraerse la voluntad de estos dioses en su favor a través de la magia y la oración. La idea de Dios dé las religiones que se enseña hoy es una sublimación de ese antiguo concepto de los dioses. Su carácter antropomórfico lo muestra, por ejemplo, la circunstancia de que los hombres apelen al ser divino con oraciones y súplicas para obtener sus deseos.

No se negará, sin duda, que la idea de que exista un dios personal omnipotente, justo y misericordioso proporciona al hombre solaz, ayuda y guía, y además, en virtud de su sencillez, resulta accesible hasta para las inteligencias menos desarrolladas. Por otra parte, sin embargo, esta idea incluye una falla básica, que el hombre ha percibido de manera dolorosa desde el fondo de la historia. Vale decir, si este ser es omnipotente, todo acontecimiento, incluidas las acciones humanas, los pensamientos humanos y los sentimientos y aspiraciones humanos resultan también obra suya. ¿Cómo pensar que los hombres sean responsables de sus actos y de su conducta ante tal ser todopoderoso? AI adjudicar premios y castigos, estaría en cierto modo juzgándose a sí mismo. ¿Cómo conciliar esta premisa con la bondad y rectitud que se le concede?

La fuente principal del rozamiento entre la religión y la ciencia se halla, por consiguiente, en este concepto de un dios personal.

[...]

En su lucha por un ideal ético los profesores de religión deben tener suficiente formación para prescindir de la doctrina de un Dios personal, esto es, desechar esa fuente de miedo y esperanza que proporcionó en el pasado un poder inmenso a los sacerdotes. Tendrán que apelar en su labor a las fuerzas que sean capaces de cultivar el bien, la verdad y la belleza en la humanidad.

- Albert Einstein, “Mis Creencias”, capítulo “Ciencia y Religión”.

Y en última instancia, aunque Einstein hubiera sido un evangélico fundamentalista ¿Qué? Las cosas no son ciertas porque alguien de renombre o una autoridad lo diga. Suponer eso es caer en la falacia Ad Verecundiam o argumento de autoridad.

Lo correcto es que en cada afirmación se vea y analice tal o cual evidencia, y en su analisis es válido recurrir a la opinión de algún experto reconocido que facilite la comprensión de porque tal hecho es evidencia de lo que se quiere probar.

Pero decir que "Fulano dice que ..." como motivo para creer lo que Fulano dice porque Fulano es famoso o una autoridad en alguna materia no es un buen camino a la verdad. El propio Einstein cometió errores de los que se arrepintió, y así todo experto que se precie de tal también.

Así que te agradezco mucho tus palabras, y espero que lo que te explico te dé más luz de porque estoy en la posición en la que me encuentro. Y ¿Quién sabe? Este planeta es muy pequeño, tal vez podamos algún día conversar este tipo de cosas en persona.

viernes, septiembre 09, 2011

Doble-ciego y quiropraxia


Anteriormente expliqué como la radiestesia y el doble ciego son "incompatibles", pues cuando las prácticas pseudo-científicas se ponen a prueba con métodos científicos serios suelen fracasar estruendosamente.

La explicación científica de porqué la radiestesia "funciona" es debido al efecto ideomotor.

Hoy, casualmente buscando por otro tema, dí con un artículo del Dr. Ray Hyman que explica en detalle qué es el efecto ideomotor, su historia y su aplicación. Es un artículo en inglés, largo, pero muy interesante, incluyendo un excelente ejemplo de las pruebas de doble ciego, esta vez aplicadas a la quiropraxia.

Un pequeño extracto de su artículo es esta cita (traducción libre):
Algunos años atrás participé en una prueba de “kinesiología aplicada” en la oficina médica del Dr. Wallace Sapmson, en Mountain View, California. Un equipo de quiropractas vino a demostrar el procedimiento. Los doctores observadores y los quiropractas habían acordado que los quiropractas primero serían libres de ilustrar su “kinesiología aplicada” en cualquier manera que ellos escogieran. Después de eso, nosotros podríamos intentar alguna prueba con doble-ciego para probar sus habilidades.

Los quiropractas presentaron como su mejor ejemplo una demostración que ellos creían mostraba que el cuerpo humano puede responder a la diferencia entre la glucosa (una azúcar “mala”) y la fructosa (una azúcar “buena”). La sensibilidad diferencial era una verdad asumida entre los “sanadores alternativos”, a pesar de que no había ninguna garantía científica de ello. Los quiroprácticos tenían voluntarios recostados sobre sus espaldas y levantando un brazo verticalmente. Ellos entonces pondrían una gota de glucosa (en una disolución acuosa) en la lengua del voluntario. Entonces el quiropracta trataría de empujar el brazo levantado del voluntario a su posición horizontal mientras que el voluntario intentaría resistir. En casi cada caso, el voluntario no podía resistir. El quiropracta explicaba que el cuerpo del voluntario reconocía la glucosa como una azúcar “mala”. Después de que el voluntario enjuagara su boca y una gota de fructosa fuera puesta en su lengua, los voluntarios, en casi cada test, resistían el movimiento de su brazo a la posición horizontal. El cuerpo había reconocido a la fructosa como una azúcar “buena”.

Después del almuerzo una enfermera nos trajo una gran cantidad de tubos de ensayo numerados, cada uno codificados con un número secreto de manera que nadie podría decir al mirar los tubos cual contenía fructosa y cual glucosa. La enfermera dejó la habitación de manera que nadie en ese cuarto durante las pruebas siguientes podría conscientemente saber que tubos contenían glucosa y cuales fructosa. Las pruebas de brazos fueron repetidas, pero esta vez las pruebas eran con “doble-ciego” – ni los voluntarios, ni los quiropractas, ni los doctores y observadores estaban conscientes de si la solución siendo aplicada en la lengua del voluntario era glucosa o fructosa. Como en la sesión matutina, algunas veces los voluntarios eran capaces de resistir y otras veces no. Nosotros registramos los números codificados de la solución en cada prueba. Al finalizar las pruebas, la enfermera volvió con las “claves” de cada código. Cuando determinamos que pruebas involucraban glucosa y cuales fructosa, se observó que no había conexión entre la habilidad de resistir y el hecho de si el voluntario había recibido la “buena” o “mala” azúcar.

Cuando los resultados se anunciaron, el jefe de los quiropractas se volvió a mí y me dijo, “Ya ve, por eso es que nosotros nunca más hacemos pruebas con doble-ciego. ¡Nunca funcionan!”. Al principio pensé que él estaba bromeando. Resultó que él era totalmente serio. Dado que él “sabía” que la kinesiología aplicada funcionaba, y que la mejor prueba del método científico mostraba que no lo hacía, entonces –en su mente– tenía que haber algo mal con el método científico […] Muchos pseudo-científicos a menudo acuden a las fallas “de la ciencia” para confirmar sus más apreciadas creencias, no por graciosamente aceptar la posibilidad de que estén equivocados, sino por argumentar que es la ciencia la defectuosa.
Si les pareció interesante, recomiendo leer el artículo completo, el cual aclara en extenso que es el efecto ideomotor, el cual no sólo está detrás de fenómenos como la radiestesia, sino también en otros tan enigmáticos como las tablas ouija, por solo mencionar uno tradicional.

Y el efecto ideomotor es también quien está detras de engaños recientes como las "timo-pulseras": como evidencia del uso del efecto ideomotor en las pruebas de las "timo-pulseras", recomiendo ver este video que es en extremo esclarecedor. Ah, y por supuesto, cuando se usa el doble ciego.... ¡Adivinen! (video en inglés):


Fuente: "How People Are Fooled by Ideomotor Action", Ray Hyman, quackwatch.org

martes, agosto 23, 2011

La radiestesia y el doble ciego no son amigos

Artículo publicado originalmente en el blog de AECH

Toyah Wilcox usando rabdomancia.
DailyMail.com.uk
La radiestesia o rabdomancia es una vieja técnica que “permite” a sus practicantes (denominados “zahories”, radiestesistas o rabdomantes) descubrir cosas ocultas a través de la percepción de estímulos de todo tipo, con la ayuda de artefactos sencillos que se encuentran suspendidos de forma inestable. Los instrumentos pueden ser varillas en L, horquillas, péndulos, varillas, etc. En cada caso, sus practicantes dicen percibir la presencia (o ausencia) de un determinado material, y esta percepción es de alguna forma “amplificada” por el instrumento, el cual confirma la percepción cambiando su tipo de movimiento o reaccionando de forma diferente de acuerdo a la presencia (o ausencia) del objeto buscado.

Un uso habitual de la radiestesia es la búsqueda y detección de aguas subterráneas, pozos y similares, vetas de mineral y metales, etc.

Pero sus “facultades” van más allá de la simple detección de sustancias. Según la página oficial de la “Sociedad de Radiestesia de Chile A. G.”, sus practicantes oficiales dicen ser capaces además de utilizar esta técnica para lograr cosas como: “determinar el hábitat óptimo”, ubicación óptima de “lugares de trabajo, de estudio, de panales de abeja, caseta de perros, caballerizas e invernaderos”, “Diagnóstico y detección de pautas mentales, emocionales o energías negativas que puedan estar causando problemas de salud, afectivas [...]”...

viernes, agosto 12, 2011

Fernando Atria: 10 lugares comunes falsos sobre la educación chilena


Encontré en el sitio de CIPER Chile una serie de artículos de Fernando Atria, el cual da un punto de vista muy particular acerca de los problemas de la educación actual.

No podría afirmar que Atria tenga la razón o que esté del todo equivocado, pero he leído varios de ellos, y me ha dejado perplejo, y con bastante de pensar. De hecho, yo estoy (¿o estaba?) de acuerdo con varios de los que el llama "lugares comunes".

Como presentación, Fernando Atria:
"[...] es un destacado abogado y profesor de las universidades de Chile y Adolfo Ibáñez que ha entrado a fondo en el debate constitucional y también en el tema de la educación. En esta última área sus reflexiones se encuentran reunidas en un libro breve pero contundente titulado “Mercado y ciudadanía en la Educación” (editorial Flandes Indiano) que es muy útil leer para comprender la raíz del problema educativo en Chile. En esta serie de columnas que Ciper publica a partir de hoy, Fernando Atria desmenuza las principales mentiras sobre la educación chilena que repiten en el debate público los que se benefician con el desigual sistema. En la primera entrega Atria explica por qué es una mentira afirmar que el sistema permite a las familias elegir la formación de sus hijos."
Espero que quien quiera explorar estos artículos, aunque los encuentre equivocados, pueda al menos detenerse y pensar desde un punto de vista diferente un problema que es en extremo complejo:
  1. "10 lugares comunes falsos sobre la educación chilena y una propuesta para hacerlos verdaderos"
  2. "Es injusto que el Estado financie la educación de todos": Lugar común número 2: “Es injusto y regresivo que el Estado financie la educación de todos, pues eso implicaría subsidiar a los ricos. Es necesario concentrar el gasto sólo en los más pobres, que son los que realmente lo necesitan”.
  3. "No hay nada malo en que los que tienen recursos los usen en mejorar la educación de sus hijos": Lugar común número 3: “No hay nada reprochable en que los que tienen recursos los usen para mejorar la educación de sus hijos. Reclamar contra esto sólo puede ser motivado por el resentimiento y la envidia”.
  4. Cuando un colegio selecciona está premiando a los que más se esfuerzan”: Fernando Atria, abogado y profesor de las universidades De Chile y Adolfo Ibáñez desmenuza en esta serie de columnas lo que a su juicio son los fundamentos falsos que sostienen el modelo educativo actual. En la entrega de hoy aborda lo injusto que es ofrecer educación de calidad sólo a los alumnos más destacados. Tan injusto como entregársela solo a los alumnos cuyas familias tienen más ingresos.
  5. “No tiene nada de malo que los establecimientos educacionales lucren”. Lugar común número 5: “No hay problema con que haya educación con fines de lucro, porque todos lucran (por ejemplo, el profesor cuando cobra su remuneración). El ‘lucro’ es sólo ‘la justa retribución’ por un esfuerzo, y por consiguiente es enteramente legítimo”.
  6. “Prohibir la selección de estudiantes es nivelar hacia abajo”. Lugar común número 6: "La extendida idea de que impedir el gasto privado en educación o prohibirles a los establecimientos seleccionar alumnos son medidas que solo persiguen hacer daño las instituciones a las que les va bien; es decir, son medidas que “nivelan hacia abajo”, pues dañan a los mejores sin cambiar la situación de los que está mal. Incluso parecen políticas inspiradas en la envidia."
  7. “El hecho de que la matrícula de la educación pública esté cayendo sistemáticamente muestra que la particular es mejor, porque la gente vota 'con los pies'”
  8. "Los que creen que el desempeño de un establecimiento está determinado por la clase de sus estudiantes piensan que “lo pobres” tienen menos capacidad que “los ricos”. Pero como hay escuelas “vulnerables” que tienen buenos resultados, debe concluirse que la vulnerabilidad de la escuela no determina sus resultados. Entonces lo que hay que hacer es copiar las experiencias de esas escuelas vulnerables exitosas."
  9. 'Sólo una reforma que busque resultados concretos en la escuela y que tenga un “foco en el aula” es “seria”'
  10. "Restringir el gasto privado en educación busca acabar con la educación privada."
  11. Epílogo: "Una propuesta para una educación chilena menos segregada"

viernes, julio 15, 2011

Videos de QualiaSoup

Encontré un par de videos de QualiaSoup muy buenos relacionados con dos temas que he estado tocando últimamente: pensamiento crítico y ateísmo:
  • "Pensamiento crítico", que habla, bueno, acerca del pensamiento crítico.
(Subtitulado al español)
  • "Ausencia de creencia en dioses", que en 10 minutos explica bastante bien que es el ateísmo.
(Subtitulado al español)



viernes, julio 08, 2011

¿Ya no somos tan violentos?

Si le toca cruzarse con un fundamentalista cristiano o un testigo de Jehová que intenta convencerlo de que la segunda venida de Cristo es inminente (como lo ha sido los últimos 2000 años), de seguro usará un argumento demoledor: habrán guerras y rumores de guerras. Y parecen tener razón. ¿No me creen? !Vean las noticias!

Y no sólo eso. El siglo XX fue testigo de dos guerras mundiales, con genocidios, muerte y destrucción a nivel global, bombas atómicas y horrores nunca antes vistos ¿Necesitamos más evidencia?

Bueno, yo siempre he sido dubitativo ante ese argumento. He leído historia, y se que siglos y muchos siglos atrás las matanzas eran bastante comunes... y nadie tenía televisión para enterarse de cada guerra y conflicto al otro lado del mundo, por pequeño que fuera, en tiempo real como es posible hoy. Pero esto era más que nada una intuición, sin mucha base fundada.

Hasta que encontré este video de TED, donde Steven Pinker explica con datos y gráficos como los últimos años no sólo la cantidad de guerras y muertos en guerras, increíblemente han bajado, y no sólo eso, se puede asegurar que las últimas décadas han sido las más pacíficas de toda la historia de la humanidad.

¿Está loco ese tal Pinker? Véanlo por Uds. mismos, el video tiene subtítulos en español.


El único pero que me queda es que Pinker habla de que la probabilidad de morir en una guerra ha caído en forma significativa hasta valores bajísimos los últimos años, aunque eso también podría explicarse porque la población ha aumentado tan explosivamente que la relación de muertos en guerras / cantidad de población necesariamente podría bajar aún si los muertos en guerras aumentan pero la cantidad de población también lo hace pero a una tasa mucho mayor.

Tal vez este tema sea controversial y no esté del todo cerrado, pero en todo caso es un hecho que no hay que tomarse tan en serio eso de que las guerras sean mucho peores hoy que en el pasado, aunque si me preguntan a mí, voto porque ya no hayan más guerras, ni chicas ni grandes.

martes, julio 05, 2011

¡Viva la epistemología!

Cuando le he contado a algunos amigos y colegas que he estado investigando, leyendo o pensando en la epistemología, me suelen quedar mirando con cara de pocos amigos, extrañados y pensando que estoy loco.

A lo mejor tienen razón, pero para demostrarles a todos ellos que la epistemología es algo serio, no hay como recurrir al maestro Johann Sebastian Mastropiero para que nos los explique.


Kudos a Eduardo por hacerme llegar este video, y a Les Luthiers por ser unos genios :-)


jueves, junio 16, 2011

Movimiento lunático

Hay cosas de la naturaleza que son intrigantes, a pesar de estar a simple vista. Una de ellas es nuestra luna, la cual desde tiempos inmemoriales inspiró a poetas y filósofos respecto de su naturaleza.

Sin embargo gracias a la ciencia moderna hoy ya no especulamos sobre la naturaleza de la luna. Hoy sabemos mucho, pero mucho más de ella; No en vano pudimos enviar hombres a que aterrizaran en ella, la investigaran, y volviera con trozos de luna para aún saber más.

Pero eso no significa que personas corrientes como yo sepamos todo acerca de ella y que no podamos desconocer cosas que ella que nos pueden sorprender.

Una de ellas es que "sabemos" que la luna siempre muestra una única cara hacia la tierra (o dicho de forma más técnica, el tiempo de rotación y traslación de la luna en torno a la tierra es exactamente el mismo). Pero entonces ¿Qué tipo de movimiento está mostrando este video?

(Fuente: NASA/Goddard Space Flight Center Scientific Visualization Studio)

La explicación del video de YouTube dice:
"This animation shows the geocentric phase, libration, position angle of the axis, and apparent diameter of the Moon throughout the year 2011, at hourly intervals."
Si lo quieren escuchar en español, dice: "Esta animación muestra la fase geocéntrica, libración, ángulo de posición del eje, y diámetro aparente de la luna durante el año 2011, a intervalos de una hora".

Para mí sigue sonando como chino ¿De qué me están hablando?

Así que como no sólo de wikipedia vive el hombre, y más importante que saber es tener buenos contactos :-), le hice una consulta informal a un amigo astrónomo (¿Querrá ser identificado?) respecto de que era lo que estaba mostrando este video, y su respuesta me pareció tan buena que pienso que merece ver la luz en Internet y no sólo en mi casilla de correo electrónico:
"Te cuento: Lo que ves ahi es un movimiento *aparente* llamado libracion. Hay libracion norte-sur y este-oeste. La norte-sur tiene que ver con que el plano de la orbita lunar en torno a la Tierra esta un poco inclinado respecto al plano de la orbita de la Tierra en torno al Sol, de modo que es como si la Luna cada mes subiera y bajara una escalera mientras tu te quedas parado en la mitad. Eso te permite verla "desde abajo" durante media orbita y luego "desde arriba" durante la otra mitad. Es un efecto leve, pero la idea es esa. La libracion este-oeste, en cambio, tiene que ver con que la orbita de la Luna es eliptica, de modo que cuando esta más cerca de la Tierra se mueve más rapido, y por lo tanto puedes verla ligeramente "de perfil", mientras que en la otra parte de su orbita va más lento y puedes verla "desde el otro lado". Es parecido a cuando vas en una carretera y adelantas un vehículo, de modo que antes de adelantar lo ves por detras, y despues de adelantar lo ves por delante. Nuevamente se trata de un efecto muy leve, pero es la idea. En conjunto estos efectos hacen que, aunque el libro de texto te hace recitar que siempre ves la misma cara de la Luna, en realidad no ves un 50% de la superficie, sino algo asi como un 59%.

Estos efectos sutiles no se notan a simple vista, pues ocurren en la escala de tiempo que la Luna demora en orbitar en torno a la tierra (~28 dias), pero si comparas imagenes de la Luna dia a dia y mes a mes ves que este movimiento aparente es detectable. En el video lo que hacen es acelerar ese movimiento, de modo que estas viendo 12 meses en un par de minutos. Asi quien no... :-)"
¡Maravilloso! Una cosa que agradezco de la ciencia y el conocimiento científico es que nunca deja de asombrarnos o enseñarnos cosas nuevas.